Un estudio señala que el arte hecho por mujeres es “inferior”

El mercado del arte está influenciado por prejuicios e ideas inconscientes respecto a la raza, el género y la celebridad. Además, la mayoría de los compradores son hombres

En el mundo del arte contemporáneo persiste, con un ahínco nauseabundo, un complejo sistema de prejuicios de género. Tal es el caso de la compra-venta de piezas de arte, donde se cotizan las obras hechas por mujeres en casi la mitad del precio que alcanzaría una obra hecha por un hombre.

Este hecho fue expuesto por un reporte reciente de la Universidad de Luxemburgo. El cual señala que, la mayoría de los compradores y vendedores son hombres. Los cuales están influenciados por prejuicios e ideas inconscientes respecto a la raza, el género y la celebridad, que influyen en la forma en que una determinada obra de arte se va a mover en el mercado.

Los trabajos hechos por mujeres alcanzan precios 47.6 por ciento más bajos, comparados con aquellos cuyo autor es un hombre, según lo evidencia el reporte. En el estudio titulado ¿El género está en el ojo del espectador? Identificando actitudes culturales con los precios de las subastas de arte, liderado por el economista Roman Kräussl, se expone lo siguiente:

“Los compradores masculinos son la fuerza que lidera el mercado de las subastas y son también los más propensos a pensar que el arte hecho por mujeres es inferior“.

El estudio afirma: “Ya que el arte refleja una experiencia plenamente personal alguien podría argumentar que los temas y estilos del arte hecho por mujeres es menos atractivo para los coleccionistas”. No obstante, este argumento fue rebatido por la historiadora de arte Linda Nochlin, quien aseguró que “no existen cualidades comunes de feminidad ligadas a los trabajos de mujeres artistas”.

Los autores del estudio decidieron poner a prueba esta teoría, para esto, pidieron a mil personas que adivinaran si una obra determinada fue realizada por un hombre o una mujer. Además, pidieron que calificaran, en una escala del 1 al 10, las obras. En otra encuesta, 2 mil personas realizaron el mismo ejercicio, pero en esta ocasión las obras fueron creadas por una computadora que les asignaba un autor cuyo género fue designado al azar.

En ambos casos, los trabajos cuya autora era una mujer recibieron las calificaciones más bajas.

A partir de este resultado, los autores del estudio concluyen que esta disparidad no se debe a la calidad intrínseca de las obras, relacionado con el género del artista, sino a un paradigma construido históricamente en un gremio dominado por hombres.

Previo

La artista mexicana Paola Delfín pinta los muros de China

Siguiente

Autoridades en Jalisco ignoraron a mujer que pidió protección y un día después fue asesinada