Elba Esther Gordillo ya no tiene brazalete y puede recibir llamadas, por el bien de su salud mental

Dentro de uno de los viernes más nefastos en la historia reciente de México (el mismo en el que se aprobó la Ley de Seguridad Interior), hubo un no-milagro prenavideño: Elba Esther Gordillo regresó a su casa. La caída ex dirigente del SNTE tenía constantes problemas de salud y pasó de estar recluída, a un departamento de lujo en Polanco.

Sus vecinos no estuvieron felices debido a que la residencia tendrá cambios logísticos debido a los operativos de seguridad que buscan prevenir que la ex priísta escape, ya que todavía está condenada por operaciones con recursos de procedencia ilícita y delincuencia organizada.

De acuerdo a Reforma, algunas de las respuestas de los condominos en Polaco estuvieron del siguiente nivel:

“No, no estábamos enterados, pero qué mal, ¡qué le pongan una bomba!”, refirió un residente del habitacional de 12 pisos.

Ahora resulta que el brazalete rastreador que tenía colocado la ex líder magisterial fue retirado debido a su salud mental. O más bien para “cuidar su salud mental” ya que la profesora exclamaba que le causaba dolor constante. El juez sexto de distrito en procesos penales también decidió que es conveniente, por las mismas razones emocionales, que Gordillo pueda recibir llamadas telefónicas.

¿Qué sigue? ¿SKY HD? ¿Internet de alta velocidad?


Vídeo Recomendado

Previo

Explicador: La presión de Chivas a Oswaldo Alanís para renovar contrato...a su modo

Siguiente

Esther Téllez Huerta #VocesVioletas

1 comentario

  1. […] Elba Esther Gordillo ya no tiene brazalete y puede recibir llamadas, por el bien de su salud mental […]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *