¿Selección de Argentina y Messi contra la libertad de expresión?

La Selección de Argentina de futbol calificó al mundial de futbol de una manera cardíaca para muchos ya que era posible en algunos escenarios la selección albiceleste no reuniera los puntos necesarios para ir al mundial, lo que era lejano y  una locura: no podía existir un mundial sin Messi.

Durante la crisis de la selección las críticas fueron duras en contra de los jugadores y en contra incluso de Messi, para algunos, catalogado como el mejor del mundo, incluso lo acusaron de que le pesa la camiseta.

Hace algunos meses encabezados por Lionel Messi, la selección argentina afirmó que no hablaría más con la prensa por un escándalo que se filtró sobre Ezequiel Lavezzi.

Por lo que la relación entre la selección y la prensa ha sido complicada, al final, Messi anotó 3 goles, demostró no ser pecho frío y Argentina calificó al mundial. Messi habló con la prensa y hay una reconciliación, al menos por estos días; pero en el vestidor argentino, los jugadores entonaron la siguiente canción:

“No me importan lo que digan esos putos periodistas, la puta que los parió, hay que alentar a la selección”

Su amable invitación deja claro dos cosas:

  • Los periodistas deben alentar a la selección; no pueden criticar, no pueden cuestionar sino alentar.
  • A los jugadores no les interesa entablar relaciones cordiales con los periodistas. Y lso ven como enemigos

Estas dos conclusiones derivan a un atentado a la libertad de expresión, un atentado de los jugadores para que los periodistas deportivos pueden ejercer su trabajo: entrevistas a los jugadores, crónicas, críticas o análisis. Aunado a lo anterior, los jugadores le exigen a los periodistas alentar y no criticar; si un político dijera a los periodistas: tienen que hablar bien y siempre apoyarme, eso sería escandaloso, en el futbol no lo es tanto, cuando debería de serlo.

Si bien, al periodismo deportivo internacionalmente le hace falta más profesionalismo, más investigación, análisis y capacitación, declaraciones y acciones como las que enredan a la selección argentina y Messi no abonan a construir un periodismo deportivo libre.

Hace algunos días, en una mesa entre José Ramón Fernández, el Perro Bermúdez, David Faitelson y Raúl Orvañanos se encendió la discusión entre ser “porrista” y ser un comentarista deportivo crítico y Faitelson crítico a Bermúdez:

“A nosotros no nos enseñaron a ser porristas, nos enseñaron a ser periodistas”

¿El cántico y las actitudes de la Selección Argentina violentan la libertad de expresión?

Previo

Las 5 cosas que tienes que saber sobre el Festival SUCEDE en Guadalajara

Siguiente

"¿Y qué traía puesto?": Una exhibición quiere dar una lección para una pregunta incómoda

  • Alonxo Soto

    Yo no sé si el que escribió este artículo no sabe interpretar el español o tiene un complejo victimista extremo. La frase dice:

    “No me importan lo que digan esos putos periodistas, la puta que los parió, hay que alentar a la selección”

    Por tanto se dirige a un colectivo de terceros “la afición” haciendo alusión a “los putos periodistas” (los que los criticaron y desacreditaron. Diferente hubiera sido que dijera:

    “Putos Periodistas, hay que alentar a la selección”

    Pero bueno, el periodismo cada vez más chafa, Lionel me respalda.