Las 5 cosas que tienes que saber sobre el Festival SUCEDE en Guadalajara

El festival cultural SUCEDE se ha convertido en un festival tradicional en Guadalajara, con tan solo dos ediciones. Pasa que los tapatíos se han apropiado de la ciudad a través de la cultura, y esta celebración tiene algunas particularidades que la vuelve única.

Los gobiernos tienen la obligación de invertir en cultura para provocar la transformación de una ciudad, de un país, para combatir la inseguridad y para mejorar la calidad de vida de los habitantes. La visión de inversión en cultura en muchos gobiernos es apoyar conciertos gratuitos, prestar las plazas para organizar eventos, traer artistas mediáticos a dar conciertos, organizar ferias del libro o conciertos caros de orquestas internacionales: la cultura debe darse en las calles, en los encuentros personales cotidianos; esa es la intención de SUCEDE.

1. La inauguración

La inauguración de esta segunda edición no fue en el centro histórico de la ciudad, donde regularmente son los grandes eventos de los gobiernos, sino fue en un punto estratégico: La Minerva, que es una glorieta emblemática porque es el punto de encuentro de dos de las avenidas más importantes de la ciudad.

Ahí unos globos gigantes y marinos invadieron la noche del primer día del festival y la mañana del segundo día: la Minerva se llenó, no para festejar el campeonato de las Chivas o para un concierto de Alejandro Fernández: para asistir a un evento cultural; la ciudad está siendo conquistada.

2. La descentralización

Una característica general de la mayoría de los festivales es la centralización en una sede, regularmente en los teatros más importantes, en los museos más emblemáticos o en las sedes tradicionales: este festival invade la ciudad y se encuentra con los tapatíos en su vida cotidiana.

El festival tendrá actividades en 105 sedes, distribuidas en 7 zonas de la ciudad.

Esas 7 zonas están ubicadas en la Guadalajara tradicional, en la Guadalajara que muchos tapatíos y gobiernos olvidaron; en la ciudad siempre se versa con un dicho que divide la ciudad: “de la Calzada para acá” que servía para clasificar a ricos y pobres, lejanía y cercanía, a olvido y recuerdo, a tradicionalismo y modernidad. Este festival busca invadir toda la ciudad, pero más a esa Guadalajara olvidada, por lo que 5 de esas 7 zonas son consideradas como de la Guadalajara tradicional:

  • Centro
  • Cruz del Sur
  • Huentitán
  • Minerva
  • Oblatos
  • Olímpica
  • Tetlán

3. La cultura al encuentro

Habrá obras de teatro en parques tradicionales remodelados, talleres en las plazas urbanas, marionetas en parques cerca de cementerios, proyección de largo y cortometrajes para niños en centros de desarrollo comunitarios, espectáculos teatrales en unidades deportivas, danza en explanadas de templos, canto ambulante en mercados, recitales en canchas de basquetbol o intervenciones artísticas en unidades habitacionales.

La cultura sale al encuentro de los habitantes, para habitar su ciudad a través de expresiones culturales.

Aquí pueden consultar la revista del Festival para conocer más detalles: 

4. Fusión e innovación

Una de las actividades más importantes es el concierto de Blick Bassi, una fusión de sonidos africanos que no se puede definir ni en folk o blues africano, pero estará acompañado de violoncelo, teclados y trombones para que mediante nuevos sonidos, se sensibilice a los habitantes de una metrópoli en crecimiento, habitada por el sentimiento de la velocidad.

5. Recuperar lo nuestro

Dentro del festival se encuentran expresiones culturales locales y mexicanas de alta calidad y que muestran el talento local, como un desfile de alebrijes donde participan colectivos de artesanos.

Sin duda, reconocer la ciudad a través de actividades culturales y reconocernos conciudadanos a través de la música, el teatro y otras expresiones abonan a construir una ciudad más justa, más pacífica y más ordenada; los gobiernos tienen el gran reto de realizar este tipo de actividades para construir ciudad.

Previo

Tres niñas que nos muestran que el mundo está cambiando

Siguiente

¿Selección de Argentina y Messi contra la libertad de expresión?