Estrenan versión de ‘Esperando a Godot’ en el Centro Cultural del Bosque

La interminable espera de alguien que nunca llega es la trama de la obra Esperando a Godot de Samuel Beckett que, en el Teatro El Granero, del Centro Cultural del Bosque, fue estrenada la noche de este jueves 19 de octubre, en donde ofrecerá funciones hasta el 12 de noviembre.

Bajo la dirección de José Luis Cruz, esta puesta en escena es protagonizada por dos personajes marginales, Estragón y Vladimir que, ante la inevitable espera, inventan una serie de juegos para transitar por la vida y hacerla lo menos aburrida posible.

El espectador se adentrará en el mundo de estos personajes sucios y harapientos, en esa soledad planteada por Beckett en la obra más radical jamás escrita en la historia del teatro, donde el tiempo juega un papel fundamental.

Y es que los asistentes serán testigos de la ansiedad de Estragón y Vladimir, que insistentemente buscan un espacio para su encuentro fortuito con Godot. Pero el azar los lleva a encontrarse con otros personajes que representan la decadencia y la maldad.

“No hay nada que hacer”, señalan los protagonistas en esta espera, por lo que para matar el tiempo se ven envueltos en una vorágine de historias, anécdotas, ideas extravagantes, así como disertaciones religiosas y hasta filosóficas, todo aderezado por la curiosidad de qué les dirá Godot.

En este trance de vacío, Estragón y Vladimir se encuentran con Pozzo y Lucky, excéntricos personajes que encarnan la extrema crueldad, pero también con un niño, que representa la inocencia profética del abismo.

Pese a todo lo que viven en esta pieza de teatro del absurdo, los protagonistas no pierden la esperanza y confían en que mañana todo será mejor y Godot finalmente acuda a la cita.

Esperando a Godot es un teatro de posguerra existencialista y en esta propuesta, dirigida por José Luis Cruz, se busca recrear el contexto de violencia, donde no hay de dónde asirse.

El texto es un parteaguas de la dramaturgia y cima del teatro del absurdo, pues los personajes encuentran una fuerza motriz que los mueve al conflicto y que canalizan la energía por medio de elementos cercanos al clown y a la farsa.

Con las actuaciones de Sergio Acosta, Jaime Estrada, Gerardo Martínez Pichi, Evaristo Valverde y Andrea Acosta, los espectadores disfrutarán ampliamente de esta conmovedora historia de vacío soledad y espera.

Los actores se dijeron muy contentos y agradecidos con el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) de poder regresar a los escenarios con este montaje, luego de un año de receso.

Destacaron que se trata de una obra que se monta todo el año por todo el mundo y que si bien es una puesta en escena deliciosa, actoralmente es muy difícil, sobre todo en El Granero, un espacio que también es difícil de conquistar.

 

Previo

Inauguran exposición que revela la etapa del Che en el Congo

Siguiente

El Futbol Inglés ha vuelto