Tres mujeres delatoras al servicio del régimen de Pinochet, en la obra “Medusa”

La lucha de tres mujeres por sobrevivir durante el opresivo régimen pinochetista es abordada en Medusa, obra que inició temporada la noche de este martes 5 de septiembre en la sala Novo, ubicada en Madrid no. 13, col. Del Carmen, Coyoacán.

Fue en 2007 que la dramaturga chilena Ximena Carrera ganó una beca Iberescena (Línea de Apoyo a la Creación Dramatúrgica) para la escritura de esta pieza inspirada en hechos reales.

Desde el universo femenino retoma el golpe de estado en su país a partir de la historia de personas que se infiltraban en asociaciones socialistas y fungían como espías delatando a posibles militantes que ponían en peligro el régimen de Augusto Pinochet.

En Medusa, los espectadores son testigos de tres días en la vida de Mariana, Nina y Carmen, quienes son obligadas a colaborar con la DINA (Dirección de Inteligencia Nacional) para señalar a la gente que forma parte del Movimiento de Izquierda Revolucionaria.

Un día, Mariana ve por casualidad a quien fuera su pareja amorosa y política, lo que la lleva a tomar conciencia de la monstruosidad de sus actos, de ahí que intente terminar con su labor como delatora.

La situación se complica cuando Carmen y Nina deciden seguir con esta práctica con tal de llevar una vida cómoda y “normal”, mientras habitan un departamento proporcionado por la DINA.

De acuerdo con el director Eduardo Negrete, a pesar de que la obra se ubica en Chile, el montaje da cuenta de las raíces e historias que compartimos con Latinoamérica.

“Son tres mujeres que viven una situación extraordinaria en el sentido de que están tratando de sobrevivir. Su labor es terrible, implica una traición, sin embargo, la obra analiza no verlo blanco o negro, sino más bien la historia y ambigüedad que pudo jugar en sus vidas el hacer eso”, expresó Negrete.

Debido a que el texto posee una clara línea de realismo psicológico, la propuesta de dirección se encamina a mostrar los deseos y miedos de los personajes.

“Hicimos mucha investigación de la época y del tema para darnos una idea de lo que pasaba y así entender el contexto”, dijo el director.

Es así como se explora el terror, la manipulación y opresión que viven estas tres mujeres, al punto de poner en tela de juicio sus posturas morales.

El elenco está conformado por Marycielo Vargas, Ana Cervantes y Miroslava Figueroa, quien junto a Eduardo Negrete forman parte de la compañía mexicana Teatronautas.

Desde 2016, la agrupación integrada por profesionales de la industria cinematográfica y teatral impulsan puestas en escena con el objetivo de promover el teatro independiente y contemporáneo mexicano.

Previo

Regresar al lugar donde desaparecieron y hacer memoria

Siguiente

Anri Sala exhibe el poder de la música en la política, en el Museo Tamayo