Qarabag, el equipo exiliado que juega la Champions

El equipo campeón de Azerbaiyán, está jugando por primera vez la UEFA Champions League, perdió 6-0 en su debut y le tocó el grupo de la muerte junto al Chelsea, el Atlético de Madrid y la Roma, por lo que existe la probabilidad de que el mexicano Héctor Moreno, con la Roma, visite y juegue contra el Qarabag, un equipo que tiene una historia que contar.

El Qarabag fue fundado en la ciudad de Agdam en 1951 y ahí jugó hasta 1993 cuando esa ciudad quedó bajo control Armenio por la guerra que se dio entre ambos países, desde ese día el equipo no juega ni en su estadio ni en su ciudad porque las tensiones trasnacionales siguen vigentes. Ahora el Qarabag juega en Bakú.

Durante la guerra, el director técnico del equipo: Allahverdi Bagirov fue asesinado, porque también era el comandante de fuerzas armadas.

Ahora el Qarabag, juega en el grupo de la muerte de Champions como un equipo exiliado y entre sus filas se encuentran jugadores españoles: Michel y Dani Quintana, de Sudáfrica: Dino Ndlovu y de Brasil a Richard Almeida.

Por el conflicto entre Azerbaiyán y Armenia, el jugador Henrikh Mkhitaryan, actual estrella de Manchester United se ha perdido dos juegos contra el Qarabag en la Europa League, uno con el Borussia Dortmund y otro con el Manchester United, la razón: que es de origen armenio.

El futbol tiene historias de corrupción, pero también tiene historias de supervivencia, con un equipo de futbol exiliado y que vive esperando a la guerra termine para volver a su sede oficial:

“La guerra desde Bakú se percibe muy lejos, casi como en España, pero es un conflicto muy presente en la vida, cada año hay enfrentamientos y muertos en la frontera. Hay mucha tensión por las dos partes”- declaró su técnico Sellés para el País.

Tahir Gozal es líder del grupo empresarial más fuerte de productos agrícolas en el pías y compró al club, él y su padre vivieron de cerca el conflicto y comenzaron una carrera para mediante el futbol evidenciar el estado de guerra entre su país y Armenia.

Para Gozal, Sellés, la plantilla y los aficionados es fundamental mandar un mensaje de paz y unidad a través del futbol, buscan que mediante 11 jugadores y un balón de juego se pueda acelerar la solución del conflicto bélico.

Para calificar a la Champions Leguae, el Qarabag siguió un camino largo que terminó por eliminar a un equipo de tradición en la Champions: el Copenhage de Dinamarca.

Según las estadísticas este fue el peor debut en la historia del torneo, sin embargo el triunfo para evidenciar una realidad social en Azaerbaiyán no se mide por goles.

Previo

Sostener la ternura

Siguiente

¿Quiénes están ahí?: Crónica de una Ciudad arrebatada.