María Victoria Ronsano #VocesVioletas

Marìa Victoria Ronsano, naciò en Villa Marìa, provincia de Còrdoba en 1976. Es comunicadora social y astròloga.

En el año 2014 publicò su primer libro “El viaje de Mariela” acompañada de los dibujos de la artista plàstica Anahì Lamberti. En 2015 publica su primer poemario “Resurrecciones” con editorial Gran Vida. Y en 2016 su ùltimo libro “Niña Escorpio” con ediciones Ombligo Cuadrado.

Actualmente es gestora cultural y dirige, junto a su compañero Nano Anfossi el espacio artìstico La Casa del Conde, donde se realizan eventos literarios, entre otros.

A continuación presentamos una breve selección de su poesía:


El velo

A veces amanezco
como si una sombra me tomara el cuerpo
y salgo a caminar
con el letargo de un anciano
el olor de la calle gris
se me impregna
como el invierno
y mis pies no llegan màs lejos
que esas cuadras
donde me hundo en el asfalto

y ahì
se me aparecen los colores
sin ninguna explicaciòn
como de repente el sol se pone
o de repente
llega el fin

paso por una casa la puerta roja
una doña pelo rojo boca roja batòn
se me viene la niñez encima
en los hombros como cruz

la señora me da un mate
“soy Dora”, dice
me invita a pasar
me presenta a su gato amarillo
que no es amarillo sinò marròn
asentì
como quien quiere complacer con un falso gesto
la locura
para callar la verdad

percibì el aroma a pucho de su batòn
la lagaña en su ojo izquierdo
la lagaña como un velo
justo ahi
en el lugar exacto donde algo aparece
y crece
para palear el dolor

pensè en los huecos desde niña
despuès
ahora grande
en las lagañas que cambian de forma
que insòlitas y burlonas encubren un pozo
pensè en el pozo

y vi los rostos los hombres
la comida
un mar un niño muerto
màs espaldas torcidas
un padre
amigos que se van

y vos?
tu lagaña tu hueco tu velo
vos?

el silencio de Dora
el calvario de todo lo que esconde la omisiòn
me sacaron del tiempo detenido

abri los ojos
y pensè en ella
y en su gato amarillo que no era amarillo
en su casa su puerta su boca roja
en el olor a humo de su batòn
en su lagaña su velo mi velo

volvì a palpar el hueco
con mis manos como cuenco
solo que esta vez
y ahora despierta
elijo dejarlo vacìo.


Descansar el fuego

Nada se desprende de este cuerpo roto
apedazar la piel
ansiar sobrevivir a la tormenta

y una niña lejos
una niña lejos que juega poco
cuando se acuerda de respirar

te ama y te odia
todo a su tiempo
todo en el tiempo comulga
embalsamado en su vestido

y la tierra lejos
la tierra lejos y el fuego duerme

no lo cites cuando amanezca.


Silencio IV

Hay algo sin forma
que queda flotando en lo no dicho
se infiltra en el cuerpo
implota
hasta que nace grito

por eso el puente
entre la palabra y lo que callo
por eso rotos nosotros
extremos

hay cosas que solo el viento escucha
si lo permito.


Fruto

Todo el verde posible
ahora
un manto de silencio en el hambre
el cielo abajo y arriba
la tierra igual

un sonido de cascada en el cuerpo
flores lilas dispersas bajo mis pies

un fruto cae a mi izquierda
maduro
sin forzar
sin huir

cae a la luz
cae justo en la tempestad
de todo nuestro exilio.


*

Olvidamos la osadìa
la palabra autèntica
emitimos solo ruido
en el tiempo
perdidos

abris la jaula y te acomodàs
tu casa no es màs
que un tesoro trèmulo
dormìs

sigue en tu boca el temor a la verdad
el disfraz de la espiritualidad simulada
cerràs los ojos dormìs
y actuàs
como en una mala ficciòn
en la sìlaba acabada
en la hora incorrecta
en el grito que no fue
dormìs

te asusta el silencio
no sea cosa que por fin escuches
el mensaje genuino
triunfo de unos pocos

y entonces
en tu falsa algarabìa
como un perro cobarde
buscas todo tipo de placebos
para tu hueco inagotable
y ordenàs
en tu acciòn inconclusa
siempre quieto dormìs

crees que seràs recuerdo
cuando el viento se ausente
cuando todo se calle se hunda
cuando todo se burle
y no queden màs que huesos
algunos de tus libros que nadie leerà
tu nombre y apellido
en un diario de barrio viejo
dormìs

porque todo esto es una broma
es lo que se olvidaron de contarnos nuestros padres
el dia que creìmos despertar.


#VocesVioletas es un espacio semanal dedicado a compartir poesía escrita por mujeres de México y  Latinoamérica.

Previo

Sismo del 7 de septiembre el de mayor magnitud desde 1932

Siguiente

César Aira llega al Hay Festival para rechazar su candidatura al Nobel