Marcelo Bielsa: el hombre que necesita el futbol del Instagram

Por algo le dicen loco, y está comprobado en su nuevo equipo, el Lille de Francia. Hace un año dejó plantados a la directiva y plantel de la Lazio porque rompieron un acuerdo que tenían. Hoy Marcelo Bielsa dirige al equipo francés, que lleva 4 puntos en cuatro partidos.

Bielsa es uno de los hombres que más sabe de futbol en el mundo, entre esa lista podrá estar Valdano, Menotti o Arsene Wenger. Sin embargo, el argentino tiene bajo su espalda que dirigió a la selección Argentina que no clasificó a los octavos de final de un mundial con un plantel liderado por Batistuta.

Marcelo Bielsa es un hombre intelectual del futbol, sus tiempos libres los pasa revisando videos, no duda en afirmar que su esposa le pide que deje de pensar en futbol algunos minutos para conversar de la vida cotidiana, pero Bielsa está loco por el futbol.

Es un entrenador poco ortodoxo, que pone a sus jugadores a andar en bici por las praderas francesas, que se pone a dirigir los entrenamientos desde un escritorio instalado a las alturas de las gradas de las canchas de entrenamiento y que desde ahí o en la banca manda mensajes a sus auxiliares mediante un radio.

Una de las críticas hacia Bielsa era su falta de tacto hacia la prensa o algunos jugadores, esta vez el Loco volvió más loco y le canta tangos a su plantilla francesa y además afirma que su esposa le recomendó “sonreír y mirar a los ojos a la gente porque eso ya es un avance en las relaciones humanas.”

Alguna vez Bielsa rechazó un proyecto de Jorge Vergara, cuando este recién llegó al club Guadalajara. Vergara lo citó en su oficina donde lo esperaba Angélica Fuentes, su esposa; Bielsa le pidió que se retirara porque ella no tenía nada que ver con el equipo, el argentino presentó un proyecto formal y solo hizo una pregunta: ¿Cuánto cuesta Chivas?, Vergara respondió la cifra en millones de dólares. Bielsa pensó la propuesta y respondió, de nueva cuenta como el Loco, lo acostumbra a hacer: “a mí me dicen loco, pero usted quiere depositar en mí, un hombre que no conoce, el poder de administrar un negocio de millones de dólares, usted está más loco”

Así Bielsa rechazó la oferta de dirigir un proyecto deportivo en Chivas y llevó al Athletic de Bilbao a la UEFA Europa League y a una camada de jugadores a los primeros planos internacionales, entre los que destaca el jugador más caro en la historia de la Bundesliga: Javi Martínez.

Con una plantilla joven que tiene como media 22.9 años de edad sigue cumpliendo con su filosofía de construir un futbol atractivo de la mano de los jóvenes, Pochettino recuerda que a sus trece años, con tan sólo verlo jugar 5 minutos, Bielsa lo invitó a firmar por Newells Old Boys.

Bielsa es un hombre que rompe paradigmas y lucha contra corriente, en un futbol cada vez más corrupto, más mercantilizado, con precios inflados, cada vez más publicitado, cada vez menos futbol, Bielsa pone esa dosis de futbol al futbol.

Cuando el argentino dirigía al Marsella en 2015, Zinedine Zidane, el técnico del momento, asistió a un entrenamiento donde aprendió el sistema de Bielsa, donde los jugadores repetían fragmentos de partidos anteriores. Por ejemplo, observó cómo los jugadores de Marsella repetían los últimos 20 minutos de un juego contra Mónaco donde habían cometido errores: eso explica a Bielsa, la obsesión en todo.

En esa visita le dijo a Zidane: “no me lo tome a vanidad, pero ya que vinieron quisiera explicarle cómo entrenamos”. Zidane afirmó, que para él sería un honor que le explicara su método de entrenamiento.

Cuando fue presentado en su nuevo equipo Bielsa no habló de campeonatos:

“Seré muy feliz si al final de este ciclo que hoy comienza, este equipo se ganó la confianza de la afición”

No se obsesiona con lograr campeonatos, se obsesiona con trascender, con trabajar, con disfrutar del futbol, con dejar un legado futbolístico, con la perfección de las repeticiones tácticas y estratégicas; esas son las críticas a Bielsa: no fue campeón con Argentina, ni con Chile y no ha podido dirigir a un equipo grande, quizá Bielsa no quiera un equipo grande, porque en esos se habla de todo, menos de la perfección en los entrenamientos y un poco de futbol puro y duro.

No se obsesiona con lograr campeonatos, se obsesiona con trascender

Una de las máximas filosóficas de Bielsa se dio en un entrenamiento del Marsella, cuando habló del trabajo, la perfección, el éxito y la felicidad:

“Ser el mejor te quita felicidad, te quita tiempo con tu mujer, te quita horas con los amigos, te quita fiesta, como futbolista, ganas mucho dinero pero no tienes tiempo de disfrutarlo, entonces el éxito te quita la posibilidad de ser feliz.”

Bielsa es un sui géneris de este deporte. El hombre que necesita un futbol que sucumbe ante el dinero árabe y ante el Instagram.

Previo

La selección natural sigue afectando al ser humano

Siguiente

Sismo del 7 de septiembre el de mayor magnitud desde 1932