Los recintos y monumentos artísticos de la CDMX sin daños importantes

Como resultado de una primera revisión de los 36 Monumentos Artísticos declarados, que se ubican en la Ciudad de México, la Secretaría de Cultura y el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) informan, de manera preliminar, que estas estructuras no tuvieron una afectación mayor. Hasta ahora, los daños apreciados se consideran atendibles.

El INBA, a través de sus áreas técnicas y normativas, como la Subdirección General de Patrimonio Artístico Inmueble y la Dirección de Arquitectura y Conservación  del Patrimonio Artístico Inmueble, están revisando dichos  monumentos y, conjuntamente con las autoridades locales, aquellos que están bajo el resguardo del Gobierno de la Ciudad de México.

El Monumento a la Revolución  se encuentra sin pérdida de elementos escultóricos, arquitectónicos o materiales.  Se revisó también  la explanada, la cual se encuentra estable.

La Secretaría de Salud igualmente se encontró estable, sin pérdida de elementos arquitectónicos ni materiales.  Los elementos como los puentes de cobre y los vitrales, hacia y sobre el paradero del Metro Chapultepec, no muestran daños.

En relación con el estado que guarda la Columna de la Independencia, se concluyó que se encuentra estable sin pérdida de elementos arquitectónicos ni materiales. Las esculturas y la Victoria Alada no muestran daños aparentes. El nivel de los pavimentos y escalones tampoco sufrió daños, no obstante, personal del INAH, INBA y Seduvi realizan una revisión más profunda.

En el  campus de Ciudad Universitaria no se detectó ningún daño en sus once murales; se sugirió supervisar a  diversas alturas el de la Biblioteca Central y verificar la estabilidad del andamio en el de la Facultad de Medicina, actualmente en restauración.

Los 36 inmuebles adscritos al INBA en la Ciudad de México no presentan ninguna afectación importante.

El Museo Nacional de Arte sufrió solo el desprendimiento en la cornisa de un florón de cantera de alrededor de un metro y medio de alto, cuyo soporte de acero se venció con el movimiento; este daño ya se está atendiendo. No se registran fallas estructurales.

En el Museo Nacional de San Carlos se cayeron dos remates de cantera, de 50 centímetros de alto cada uno, que se encontraban en la barda posterior hacia el  Parque Buenaventura.

El Museo Nacional de la Estampa, ubicado en la Plaza de la Santa Veracruz, no presenta ninguna afectación estructural. Actualmente se están verificando los daños de los inmuebles con los que colinda.

La estructura del  Palacio de Bellas Artes  se encuentra estable; no se detectó ningún daño en el edificio o en los murales que se encuentran en su interior.

En resumen, los inmuebles del INBA no presentan daños considerables; sin embargo, algunos se encuentran en espera de dictamen, como la Torre de Investigación en el Centro Nacional de las Artes, el Teatro Julio Jiménez Rueda, el edificio La Nacional  y el Cine Ópera.

En este último solo hubo desprendimiento de algunos ladrillos del pretil posterior y, de acuerdo con el predictamen, no presenta daño estructural; sin embargo, le fueron retiradas las dos marquesinas laterales, que no forman parte de la fachada, para evitar cualquier riesgo a los transeúntes.

Por lo que toca al patrimonio mueble, se reportó que, tras el colapso parcial del Monumento a la Madre durante el sismo del 19 de septiembre, la Dirección de Arquitectura y el Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam) supervisarán las labores de restauración, que serán ejecutadas por especialistas, coordinados por personal de la Seduvi.

En  lo que se refiere a la obra mural que resguardan distintas dependencias públicas y privadas, se han revisado 421 murales, donde se han detectado solo pequeñas fisuras y algún desfase en paneles. Por lo que respecta a los murales que forman parte del acervo del INBA, se han revisado en su totalidad y no sufrieron ninguna afectación.

Previo

A través de Ayotzinapa podemos ver el verdadero rostro de México: Paula Mónaco

Siguiente

La ciencia mexicana frente al sismo