Inauguran ‘Teotihuacan: City of Water, City of Fire’ en el Museo de Young de San Francisco

“Teotihuacan: City of Water, City of Fire” es uno de los más profundos acercamientos a la riqueza artística, la cosmogonía, la arquitectura y los sistemas religiosos y sociales de una de las ciudades más emblemáticas de las culturas del México precolombino. Esta exposición, conformada por 250 piezas,  ha sido inaugurada este 29 de septiembre en el Museo de Young, de San Francisco, California, Estados Unidos.

En el recinto, ubicado en el parque Golden Gate, se llevó a cabo la ceremonia de apertura de esta magna muestra con la presencia de José Enrique Ortiz Lanz, coordinador nacional de Museos y Exposiciones del Instituto Nacional de Antropología e Historia, en representación de la secretaria de Cultura, María Cristina García Cepeda; Max Hollein, director del Museo de Young de San Francisco; el cónsul general en San Francisco, Gemi José González; el arqueólogo Sergio Gómez Chávez, y Matthew H. Robb, curador de la exposición.

José Enrique Ortiz Lanz afirmó que en esta exposición se presentan también los más recientes hallazgos de las pirámides del Sol y la Luna, y del Templo de Quetzalcóatl, donde se encontraron esculturas y otros objetos, que detallan la riqueza cultural de los habitantes de Teotihuacán.

El coordinador nacional de Museos y Exposiciones del INAH refirió que el 90 por ciento de las piezas son de la zona arqueológica de Teohtihuacán, declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO desde 1987, donde actualmente se realizan por parte del INAH siete proyectos de investigación.

Max Hollein, director del Museo de Young, celebró que el público de San Francisco y de otras ciudades de Estados Unidos, puedan encontrar en esta muestra  uno de los más amplios panoramas sobre la grandeza y riqueza que enmarcaron a la ciudad de Teotihuacán, a través de objetos encontrados en recientes excavaciones y otras que pertenecen a los primeros trabajos de los expertos que estudiaron esta ciudad, abierta al público desde 1910.

Hollein destacó la estrecha colaboración del Museo de Young con la Secretaría de Cultura del Gobierno de la República y el Instituto Nacional de Antropología de Historia para mostrar en esta exhibición la riqueza del arte teotihuacano, la reconstrucción de su vida cotidiana, los rasgos de su arquitectura, su etapa de esplendor, los misterios que siguen perdurando en el estudio de las pirámides del Sol y de la Luna, así como los sistemas religiosos y creencias que fueron plasmados en sus diversos artículos de culto y ornamentales.

El curador Matthew H. Robb afirmó que los diversos núcleos de la exposición presentan desde objetos utilizados para la vida diaria de las más de 100 mil personas que habitaron la ciudad, como vasijas, metates y elementos de ofrendas, hasta las grandes esculturas de los dioses que delinearon su cosmogonía.

Señaló que además se exhiben los fragmentos de pinturas murales de la colección que pertenecía a la Fine Arts Museums of San Francisco y que en 1986 fueron repatriados a México a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia para la presentación de la exposición Recuperación de frescos teotihuacanos en el Museo Nacional de Antropología.

Agregó que para el Museo de Young, fundado en 1895 y que se especializa desde 2005 en la exhibición de piezas sobre las culturas milenarias de América, África y Oceanía, esta exposición representa uno de los más importantes logros culturales al permitir conocer los más recientes hallazgos que desvelan la grandeza de una de las ciudades más enigmáticas del mundo antiguo.

En el marco de la exposición se ha editado un catálogo con información sobre las piezas; este 30 de septiembre se presentará el Ballet Folklórico de San Francisco con algunos bailes mexicanos, además de las conferencias que se han programado de la especialista Julie Gazzola, del INAH, y del arqueólogo Sergio Gómez, director del Proyecto Tlalocan que ha arrojado algunos de los últimos descubrimientos sobre Teotihuacán.

La exposición Teotihuacan: City of Water, City of Fire, permanecerá hasta el 11 de febrero de 2018 en el Museo de Young, de San Francisco, California, para después exhibirse en Los Angeles County Museum of Art (LACMA) en el mes de marzo.

Previo

Vecinos de la Condesa discriminan a Otomíes afectados por el terremoto

Siguiente

Consejeros del INE rechazan reducciones en gastos y salarios en apoyo a damnificados