‘Discursos de la piel’, una mirada al arte del siglo XIX a través del desnudo y las escenas religiosas

Un panorama de las artes y la cultura de la segunda mitad del siglo XIX, a partir de la figura del pintor, viajero, tratadista y crítico de arte Felipe Santiago Gutiérrez, presenta el Museo Nacional de Arte (Munal) con la exposición Discursos de la piel. Felipe Santiago Gutiérrez (1824-1904). La cual se inauguró este 13 de septiembre  y estará en exhibición hasta el 14 de enero de 2018, en el marco del Año Dual México-Colombia.

El montaje es una retrospectiva de la obra del pintor nacido en Texcoco, de quien se exhiben 52 piezas que se intercalan con 62 obras de 32 artistas, entre mexicanos, franceses, españoles, colombianos, belgas y un alemán, de la talla de Camille Corot, Franz Xaver Winterhalter, Benjamin Constant, Pelegrín Clavé, Federico de Madrazo y Kuntz, Edouard Dantan y Juan Cordero.

Retratos, apuntes de viaje, desnudos femeninos, escenas costumbristas y religiosas, es lo que los espectadores se encontraran al visitar el montaje que abarca desde el año 1837 a 1916, informó Víctor Rodríguez Rangel, curador de la exposición.

En un recorrido previo a la inauguración de la muestra, el curador explicó que está organizada a partir de las 52 obras de Felipe Santiago Gutiérrez y dividida en cuatro núcleos temáticos: “Las naturalezas del cuerpo en la academia”, “Decoro y lujo. El retrato”, “Impresiones de viaje”, e “Imaginarios del desnudo femenino”.

“A partir de estos apartados la dinámica de la exposición abarca muchos temas, géneros y tópicos. Es una muestra rica con una secuencia  a partir de las vivencias personales y las rutas artísticas que Felipe Santiago Gutiérrez llevó en su vida”, refirió Rodríguez Rangel.

El curador de la muestra detalló que las 114 obras que componen el montaje comprenden en su conjunto una visión panorámica de temas, géneros y lenguajes estilísticos de dos hegemónicas vertientes artísticas y culturales del siglo XIX, que tuvieron presencia en América y Europa como es el romanticismo idealista, emotivo o romanticismo sublime, y el realismo naturalista o escénico.

La exhibición abre con La caída de los ángeles rebeldes (1850), de Felipe S. Gutiérrez, inspirada en el poema El paraíso perdido de John Milton. Entre los exhibidos, están los prestados por recintos internacionales como Rincón del taller de Édouard Joseph Dantan, del Museo d’Orsay, París; Josefa Coello de Portugal, del pintor Federico de Madrazo y Kuntz, del Museo Nacional del Prado, Madrid.

Víctor Rodríguez Rangel destacó también los cuadros Una belleza italiana, último tercio del siglo XIX, de Étienne Adolphe Piot, y Muchacha italiana, de Jean-Baptiste-Camille Corot, préstamo de la Galería Nacional de Arte de Washington.

“La reunión de los artistas mexicanos y europeos tienen como objetivo ver las diferentes formas en las que se representan la figura y la manera en la que se ha tratado la carne o la piel a través de sus paradigmas artísticos, sociales y morales”, apuntó el Víctor Rodríguez Rangel.

“Gutiérrez tiene la capacidad de hacer cualquier género, cuando tenía tiempo generaba escenas costumbristas, retratos de personajes que no tenían que ser de la cúspide intelectual o cultural, mexicanos retratados con el traje tradicional, con sus rasgos mestizos”, ahondó el curador.

La directora del Museo Nacional de Arte, Sara Baz, expresó que Felipe Santiago Gutiérrez fue un artista contemporáneo de pintores tan importantes como José María Velasco, pero que es escasamente conocido en el ámbito de la historiografía nacional e internacional.

“Él estuvo en Colombia, donde  fundó una de las academias más importantes de Bogotá hasta la fecha, y gran parte de su producción se conserva fuera de México”, explicó la directora.

Destacó que las piezas que componen el montaje son procedentes de colecciones particulares e institucionales, entre éstas el Museo Nacional de Colombia, el Museo Felipe Santiago Gutiérrez de Toluca, el Museo Nacional del Prado en Madrid, la National Gallery of Art en Washington, el Museo D´Orsay en París, el Philadelphia Museum of Art en Estados Unidos, las colecciones Andrés Blaisten y Pérez Simón.

Discursos de la piel es una muestra interesante y representativa no sólo del pintor originario de Texcoco; ofrece la oportunidad de contrastar sus influencias y el desarrollo de su estilo con otros pintores contemporáneos, que además contribuyeron en mucho a su formación como uno de los grandes pintores del desnudo”, puntualizó Sara Baz.

Previo

Trump condiciona acuerdo para los Dreamers

Siguiente

'Tempestad' de Tatiana Huezo, representará a México en los premios Goya y Oscar