Científico michoacano crea revolucionario cemento fosforescente

José Carlos Rubio Ávalos, científico de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH), diseñó un nuevo tipo de cemento fosforescente, que permite iluminar carreteras, ciclovías o edificios sin necesidad de emplear energía eléctrica.

“El cemento se pretende usar en espacios que no tengan acceso a instalaciones eléctricas, ya que no requiere un sistema de distribución eléctrica y se recarga sólo con la luz solar. Este producto, tiene una durabilidad mayor a los 100 años y es fácilmente reciclable por sus componentes materiales” afirmó el científico.

Partiendo de las mismas materias primas con las que se fabrica el cemento, y añadiendo determinados aditivos, los científicos modificaron las propiedades ópticas del material, volviéndolo fosforescente.

Este material, está compuesto por un gel de silicato de calcio hidratado, cristales de cal y agujas de sulfoaluminatos cálcicos. Se obtiene a través de un proceso de policondensación con materias primas, tales como sílice, desechos industriales, álcalis y agua.

Esta modificación en la estructura microscópica hace que las propiedades estructurales del material cambien y por lo tanto, no pueden tener los mismos usos que el cemento común. El material está pensado para ser usado en superficies a modo de recubrimiento, y se fabrica con las mismas herramientas necesarias para el cemento común.

El Iinvestigador José Carlos Rubio en su laboratorio con uno de sus colaboradores | Foto: Leticia Calderón Méndez (Sol de Morelia)

Los materiales fosforescentes absorben energía del sol, en forma de radiación ultravioleta durante el día, para luego emitirla en forma de luz visible al oscurecer. Al cargarse energéticamente con los rayos ultravioleta, el cemento, es capaz de absorber suficiente energía como para brillar durante periodos de oscuridad de hasta 12 horas.

Por lo tanto, este cemento que emite luz y genera espacios iluminados con energía sustentable y sin costos de mantenimiento, tiene mayor acogida en el mercado arquitectónico, la seguridad vial, señalamientos y el sector de generación de energía como plataformas petroleras.

Con información del Scientific American.

_____

_____

Previo

Música hay para todo, el reguetón es para bailar

Siguiente

El exgractivismo de las Zonas Económicas Especiales

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *