Carne y arena: realidad virtual sobre pasar la frontera

Alejandro González Iñárritu y Emmanuel Lubezki juntan su talento de nuevo, en esta ocasión para sensibilizar sobre las sensaciones y emociones que se sienten y perciben al cruzar la frontera entre México y Estados Unidos.

Se trata de una experiencia inmersiva utilizando la realidad virtual para explorar la condición humana de los migrantes mexicanos y centroamericanos al aspirar al sueño americano a través de cruzar la frontera. Iñárritu lleva trabajando en el proyecto 4 años y entrevistó a decenas de migrantes para que “Carne y arena” sea lo más real posible.

La experiencia se puede vivir en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco por 300 pesos, y es una experiencia individual, por lo que solo se venden boletos por internet y se recomienda estar 10 minutos antes de la hora de la función que se compró vía web, la experiencia dura entre 6 y 7 minutos y se puede visitar de martes a domingo.

Esta recreación del cruce incluye algunos minutos por el desierto, otros más por la congeladora, esa habitación fría donde el personal de migración te despoja de los zapatos, ahí en la habitación de Carne y Arena se encontrarán zapatos de hombres, zapatillas de mujer y tenis con dibujos animados, propiedad de algunos niños.

Los patrocinadores de la experiencia son el gobierno de la Ciudad de México, Cinepolis y Cultura UNAM.

Iñárritu define la realidad virtual como un nuevo medio, diferente al cine con grandes posibilidades de ser explotado. Pero también un gran miedo:

“Me da miedo la realidad virtual. Ya nadie está en la tierra… Hemos perdido la batalla de la realidad”- declaró al presentar Carne y Arena donde estuvo presente Miguel Ángel Mancera, Alejandro Ramírez y Ricardo Raphael.

Carne y arena busca regresar el humanismo que discursos fascistas y racistas le han arrebatado al presente, Iñárritu firma que en la batalla de las historias, humanismo y tecnología nadie le puede ganar.

Aquí se puede encontrar más información http://carneyarenatlatelolco.com/

Previo

Diego Osorno, la estampida de palabras que da voz a la frontera

Siguiente

No existe el sexismo inverso, una mujer no puede cosificar a un hombre: Malena Pichot