Carlos Caszely, el futbolista que desafió la dictadura chilena.

Carlos Caszely es el cuarto jugador chileno con más goles en la selección andina, debajo de Marcelo Salas, Zamorano y Alexis Sánchez; en general anotó más de 800 goles contando los anotados en clubes, superando, por mucho a Zamorano y Salas; jugó en Colo Colo, en el Levante y el Barcelona de Ecuador: es el futbolista más politizado en la historia de Chile y desafió una dictadura.

Caszely estudiaba periodismo en 1973 y entrenaba con la selección nacional de Chile, en un ambiente donde pocos se interesan en política, Carlos entendía lo que pasaba en el Palacio de la Moneda, un golpe de estado, su entrenador los mandó a su casa porque sabían que algo diferente se venía, él entendía todo: la democracia había perdido.

“Por primera vez en la historia habíamos elegido a un presidente democráticamente, eso servía para cambiar el país”

Con la muerte de Allende y el inicio de la dictadura de Pinochet se fue secuestrada Olga Garrido, madre de Caszely, fue violada, maltratada y luego liberada. A pesar de eso, Carlos nunca dejó de manifestarse públicamente en contra de Pinochet, incluso eso le llevó no ir al mundial de Argentina 1978, el técnico decidió no convocarlo por las diferencias políticas con la dictadura.

Cuando en 1988 se convocó a plebiscito para votar la continuidad o no de la dictadura de Pinochet, Caszely, estrella del futbol, y su madre, hicieron campaña para apoyar el NO, que al final triunfaría y terminaría con la dictadura de Pinochet.

“En el mundo de futbol hay pocos que entienden de política”

Caszely fue un futbolista sui generis, no solo por interesarse en la política, sino porque estudió la licenciatura en periodismo, le encantaba leer y entendía que la democracia le servía a todos para construir un país mejor, fue funcionario de los gobiernos de Lagos y Pinochet; es considerado por algunos como un rebelde del futbol, pero su talento futbolístico e intelectual hablaba por sí solo.

“Antes que futbolistas, antes que dentistas, antes que periodistas, antes que abogados, antes que médicos, somos personas”

Un futbolista politizado que luchaba por los derechos, la libertad, la justicia y la igualdad.

Previo

Relato en primera persona de una mujer atrapada entre los escombros

Siguiente

Sostener la ternura