Ruta: Centenario de la Constitución.  

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos está vigente y es en su eficacia el mejor fundamento o pacto social que hemos construido en la historia reciente. Más allá del entorno de problemas que vivimos cada día y de los retos que representan para el desarrollo social y humano, es sustancial transmitir a cada persona la importancia que tiene nuestro texto fundamental.

Una pregunta que hacen los jóvenes es ¿para qué me sirve la Constitución?, pregunta que se hace en medio de la desconfianza que hoy provocan algunas cepas de políticos, de la delincuencia organizada y de la falta de oportunidades, y es necesario darles respuesta. Es complejo explicar lo cotidiano porque el sólo hecho de poder preguntar a quién sea y en todo tono, para qué sirve la Constitución, entraña el ejercicio de la libertad de expresión.  Hoy cualquier persona puede preguntar lo que sea, interrogar al Gobierno, y decir lo que a su mejor entender pasa en el país, eso es un fruto de nuestra Constitución.

Que más de 30 millones de jóvenes asistan a las escuelas es resultado de la Constitución. Que existan leyes para defender a los trabajadores es sin duda uno de sus grandes capítulos, y que 96 de cada 100 mexicanos tengan acceso a la salud es resultado de la obligación que impone la Carta Magna a los gobernantes; también está el tema de la tierra, muchos olvidan de forma socarrona que hace no más de setenta años la tierra del país estaba en manos de no más de 30 familias y que hoy millones de campesinos tienen una tierra propia, comunal o ejidal, y que los pueblos indígenas tienen acceso y derechos sobre la tierra en que viven gracias a la Constitución.

Hace no más de setenta años en este país no había derecho de huelga, ni jornada laboral de 8 horas, ni sindicatos, ni ninguna prestación social o bien indemnizaciones y pensiones en caso de accidente en el trabajo, menos todavía instituciones de seguridad social como el IMSS o el ISSSTE, ese era el rostro de México en las primeras décadas del Siglo XX.

A preparar la gira Ruta Centenario de la Constitución, en que llevamos a diferentes puntos del país un Cortometraje sobre el 100 aniversario de la Ley Fundamental, y donde se impartirá una conferencia en la materia,  nos dimos la tarea de elaborar leyendas alusivas a este Centenario, y los jóvenes como siempre, fueron quienes mejor nos mostraron lo mucho que debemos hacer para defender nuestra Constitución de los intereses que le son ajenos y que buscan fracturar el espíritu social, nacionalista y progresista que define sus tesis.

Al preparar estas frases para pintarlas en las bardas del todo el país, los jóvenes explicaron que lo central era decirle a las personas en qué las beneficia la Constitución, si es sólo un libro o en cambio es letra viva y efectiva en México, porque estamos acostumbrados a decir que la ley no sirve, que no funciona, y que no es real.  Y por eso es necesario recuperar la fuerza social que determina el contenido de la Constitución, porque es y sigue siendo la fuerza jurídica que moviliza el país, que protege a quienes menos tienen, que defiende al inocente, que procura justicia social para las mayorías sociales, y porque sin la Constitución serían imposibles la educación pública, laica gratuita y obligatoria, y sería imposibles también los Ejidos, la propiedad comunal, los derechos laborales, la seguridad social, y la salud pública. Sin la Constitución simplemente no existiría la propiedad originaria de la nación.

La Constitución no tiene un Capítulo de obligaciones sistemáticas de los ciudadanos o en su caso una deontología ciudadana aunque claramente señala los valores sobre los que se construye la República y los cuales nos son el invento de una desafortunada administración en el poder ejecutivo del reciente pasado, pero quizá la primer obligación de toda persona en México sea conocer, defender, promover, y afianzar su sentido social. Hoy que la reacción ha ocupado espacios para debilitar al Estado, para fraguar conjuras hacia el interior que debiliten  la estructura social de las instituciones, y que ha creado franjas de impunidad en el poder, nuestra defensa está y emana de la Constitución.

Previo

Los abogados del Caso Narvarte también fueron atacados por Pegasus #GobiernoEspía

Siguiente

Inició el 13º Festival de Monólogos "Teatro a una sola voz"