[OPINIÓN] No, el manifiesto de Google no es sexista o anti-diversidad. Es ciencia.

Compartimos en español el artículo de opinión Debra Soh para The Globe and Mail.

Los artículos de opinión no representan necesariamente la postura de Tercera Vía.


Agosto 8 2017

Para este momento, la mayoría de nosotros ya hemos oído hablar del llamado manifiesto “anti-diversidad” de Google y de cómo James Damore, el ingeniero que lo escribió, ha sido despedido de su trabajo.

Titulado La Cámara de Eco Ideológica de Google, el Sr. Damore hizo un llamado a la actual cultura de lo políticamente correcto diciendo que la brecha de género en la diversidad de Google no se debía a la discriminación, sino a diferencias inherentes sobre lo que los hombres y las mujeres consideran interesante. Danielle Brown, nueva vicepresidenta de Google para la diversidad, integridad y gobernabilidad, acusó el memorando de avanzar “suposiciones incorrectas sobre género”, y Damore confirmó anoche que fue despedido por “perpetuar estereotipos de género”.

A pesar de cómo ha sido interpretado, el memorándum era justo y exacto en la descripción de los hechos. Los estudios científicos han confirmado diferencias sexuales en el cerebro que conducen a diferencias en nuestros intereses y comportamiento.

Como se menciona en el memorándum, los intereses de género pueden predecirse por exposición a la testosterona prenatal: niveles más altos se asocian con una preferencia por cosas y ocupaciones mecánicamente interesantes en la edad adulta. Los niveles más bajos se asocian con una preferencia por actividades y ocupaciones orientadas a las personas. Esta es la razón por la cual los campos STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, por sus siglas en inglés) tienden a ser dominados por los hombres.

Vemos pruebas de esto en niñas con una condición genética llamada hiperplasia suprarrenal congénita, que están expuestas a niveles inusualmente altos de testosterona en el útero. Cuando nacen, estas niñas prefieren los juguetes con ruedas, como los camiones, incluso si sus padres ofrecen más retroalimentación positiva cuando juegan con juguetes típicos femeninos, como las muñecas. Del mismo modo, los varones que están interesados ​​en actividades típicamente femeninas probablemente fueron expuestos a niveles más bajos de testosterona.

Además, la nueva investigación del campo de la genética demuestra que la testosterona altera la programación de las células madre neurales, lo que lleva a las diferencias sexuales en el cerebro, incluso antes de que este termine de desarrollarse en el útero. Esto sugiere además que nuestros intereses están fuertemente influenciados por la biología, en oposición a ser aprendidos o socialmente construidos.

Muchas personas, entre ellas un ex empleado de Google, han intentado refutar los puntos del memo, alegando que contradicen las últimas investigaciones.

Me encantaría saber a qué “investigación hecha […] durante décadas” se refiere, porque miles de estudios sugieren lo contrario. Solo un estudio, publicado en 2015, afirmó que los cerebros masculinos y femeninos existieron a lo largo de un “mosaico” y que no es posible diferenciarlos por sexo, pero esto ha sido refutado por cuatro —sí, cuatroestudios académicos desde entonces.

Esto incluye un estudio que analizó exactamente los mismos datos del cerebro del estudio original y encontró que el sexo de un cerebro determinado podría ser correctamente identificado con un 69 a 77 por ciento de precisión.

Por supuesto, las diferencias existen a nivel individual, y esto no significa que el medio ambiente no juegue ningún papel en la formación de nosotros. Pero afirmar que no hay diferencias entre los sexos cuando se miran los promedios grupales, o que la cultura tiene mayor influencia que la biología, simplemente no es cierto.

De hecho, la investigación ha demostrado que las culturas con mayor equidad de género tienen mayores diferencias sexuales en lo que respecta a las preferencias de trabajo, porque en estas sociedades las personas son libres de elegir sus ocupaciones en función de lo que disfrutan.

Como sugiere el memorando, no es realista tratar de cumplir una cuota de 50 por ciento de mujeres en STEM. A medida que la equidad de género continúa mejorando en las sociedades en desarrollo, debemos esperar que esta brecha de género se amplíe.

Esta tendencia continúa también en el área de la personalidad. Contrariamente a lo que los detractores te harían creer, las mujeres se ubican, en promedio, más alto en neuroticismo y amabilidad, y menor tolerancia al estrés.

Algunos niegan intencionalmente la ciencia porque temen que se use para justificar mantener a las mujeres fuera de STEM. Pero el sexismo no es el resultado de conocer los hechos: es el resultado de lo que la gente elige hacer con ellos.

Esto es exactamente por lo que la muchedumbre de indignados debería movilizarse, en lugar de negar la realidad biológica y contentarse con pasar un fin de semana filtrando los datos personales de un hombre para que pierda su trabajo. En este punto, como se mencionó en el manifiesto del Sr. Damore, deberíamos estar más preocupados por la diversidad de puntos de vista que por la diversidad que gira alrededor del género.

Debra Soh escribe sobre la ciencia de la sexualidad humana y tiene un doctorado en neurociencia sexual por parte de la Universidad de York.

——————-

Traducido de: No, the Google manifesto isn’t sexist or anti-diversity. It’s science por Debra Soh en The Globe and Mail.

Previo

Juzgarán premio literario a través de un software

Siguiente

Un grupo de neuronas son las culpables de tus peores decisiones