La Sala Xavier Villaurrutia celebra 60 años de promover el teatro mexicano

La Sala Xavier Villaurrutia es un espacio emblemático para la historia del teatro en nuestro país. Así se expresó Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes, quien develó ayer la placa conmemorativa por el 60 aniversario de dicho recinto ubicado en el Centro Cultural del Bosque.

Acompañada de Mario Espinosa, director de la obra “Después del ensayo”, que se presenta en ese espacio, y Ángel Ancona, coordinador del Sistema de Teatros de la Ciudad de México, la funcionaria refirió que en sus inicios, la Sala Xavier Villaurrutia era un lugar en el que ensayaban alumnos de teatro, pero que con el paso del tiempo se convirtió en un recinto donde se han llevado a cabo importantes puestas en escena de diversas índoles.

Ejemplo de ello es “Después del ensayo, que calificó como una gran obra, y que no hubiera sido posible sin los actores, pero tampoco sin el equipo técnico, que hace posible que todo esté a tiempo y en el momento justo.

“Es a ellos a quienes esta noche dedicamos la develación de esta placa. Felicitaciones al equipo técnico que noche a noche hace el esfuerzo para que todo salga de manera impecable para lucimiento de los actores de la obra, pero sobre todo para disfrute de ustedes”, comentó Camacho dirigiéndose al público.

El director Mario Espinosa dijo que es un gran honor el que le haya tocado a “Después del ensayo”, un montaje que habla sobre el teatro, ser partícipe de este aniversario.

Hizo además alusión a una frase de Peter Brook, que refiere a que el teatro es un cerebro colectivo. “Todos los que hacemos posible este hecho: actores, autores, iluminadores, escenógrafos, técnicos en todas sus especialidades y espectadores formamos el cerebro colectivo que hace posible el milagro del teatro”, aseguró.

Este espacio tiene 60 años de gente trabajando, viendo, escuchando, dando su pasión y vida  para hacer posible este trabajo. Estamos dejando huella en este lugar, por lo que los espíritus de todo lo que ha pasado durante seis décadas habitan aquí, agregó Espinosa.

Ángel Ancona también ensalzó la labor de cada uno de los técnicos que hacen que el teatro sea posible. “Sin ellos no podríamos hacer lo que hacemos o decir lo que decimos”.

En la placa que celebra el 60 aniversario de la Sala Xavier Villaurrutia puede leerse: “En homenaje a los técnicos que han prestado su invaluable servicio y quienes han sido el alma de esta sala”.

Previo

Certamen busca promover a los mejores cantautores mexicanos

Siguiente

El queso transformó el cráneo del Homo sapiens