La ratificación de mandato a debate

En diciembre de 2004, 95% de ciudadanos que participaron en la consulta de ratificación de mandato votaron a favor de que Andrés Manuel López Obrador permaneciera como Jefe de Gobierno del Distrito Federal. En 2011, Enrique Alfaro Ramírez sometió a consulta la continuidad de su mandato como alcalde de Tlajomulco de Zuñiga y fue respaldado también por el 95% de ciudadanos.

El próximo domingo, 25 municipios en Jalisco realizarán el ejercicio de ratificación de mandato

Para el 2014, dos municipios gobernados por el partido Movimiento Ciudadano en Jalisco también sometieron a consulta la continuidad de su mandato (Puerto Vallarta, Tlajomulco), mientras que el próximo domingo 25 municipios gobernados por ese partido realizarán lo propio.

¿Ratificación o revocación?

Aunque puedan pasar por sinónimos, no lo son. En acuerdo con el Código Electoral y de Participación Social del estado:

“La revocación de mandato es el mecanismo de participación social mediante el cual los ciudadanos jaliscienses deciden que un representante de elección popular concluya anticipadamente el ejercicio del cargo para el que fue electo siempre y cuando se configuren las causales y se cumpla con los procedimientos establecidos en este Código”.

Por su parte, los municipios gobernados por Movimiento Ciudadano establecen en sus reglamentos la figura de la ratificación como un ejericico de carácter obligatorio para los alcaldes:

“La ratificación de mandato será obligatoria y se llevará a cabo en el segundo año del periodo constitucional de gobierno”.

Cabe destacar que la ratificación a la que se someten los alcaldes de Movimiento Ciudadano también puede ser solicitada por los ciudadanos. El político y académico Esteban Garaiz escribió al respecto: “La ratificación es si cumpliste. Revocación, si no estuviste a la altura del mandato recibido. Ese es el ejercicio ciudadano, plenamente legítimo, al que estamos siendo convocados”.

Margarita Sierra, experta en participación ciudadana

Por su parte, Margarita Sierra, experta en participación ciudadana e impulsora de estos ejercicios desde 2011, define ratificación de mandato como: “un instrumento para evaluar a los gobernantes que puede ser promovido por iniciativa de los mandatarios o por los mismos ciudadanos”.

Ratificación de mandato y gobernanza

Este tipo de mecanismos están fundamentados en un modelo de gobernar conocido como “gobernanza”. Luis F. Aguilar Villanueva, uno de los expertos en el tema, afirma que los gobiernos no pueden solos: los gobernantes necesitan a los ciudadanos para diseñar mejores políticas públicas, así como para evaluar su desempeño.

Tenemos que aprender a romper el mito de que todo lo político es malo
— Margarita Sierra
Margarita Sierra considera que este mecanismo de participación ciudadana permite, además, que los ciudadanos puedan apropiarse de lo público:

“Tenemos que aprender a romper el mito de que todo lo político es malo. No nos hemos hecho cargo de lo público los ciudadanos, en parte porque siempre nos lo han arrebatado. Pero lo público es nuestro, el espacio es nuestro, el dinero es nuestro, las leyes son nuestras.”

La ratificación de mandato es, por otra parte, un ejercicio de pedagogía política en donde los ciudadanos, partidos políticos y periodistas acceden a herramientas democráticas más allá del voto. Para Margarita Sierra, por tanto: “es muy positivo que haya reelección, revocación, ratificación y más mecanismos para rendir cuentas”.

Sin embargo, no todos están a favor de dicho ejercicio. Pedro Kumamoto  ha declarado que el ejercicio no tiene efecto legal. Para este artículo, Tercera Vía buscó a Pedro Kumamoto con la intención de conocer su postura y el legislador canceló la entrevista por motivos de agenda. 

Héctor Pizano, presidente estatal del PRI en Jalisco, expresó en medios que la ratificación de mandato es una medida “amañada y electorera”. Lo secunda Salvador Rizo, regidor del PRI en Zapopan, quien aseguró que es ilegal, puesto que con la reforma al Código Electoral del estado, quedó establecida la figura de revocación de mandato, por lo que los reglamentos municipales de MC que hablan de la ratificación están fuera de norma.

En el mismo tenor, Alfonso Petersen, regidor de Acción Nacional en Guadalajara, pidió la suspensión del ejercicio de ratificación, porque en su criterio, el alcalde violó los propios reglamentos municipales al promocionarse dentro de las dos semanas previas a la jornada de votación: “El artículo habla de suspender la difusión de logros y actividades de gobierno, cosa que no ha ocurido”, dijo Petersen en rueda de prensa.

Enrique Toussaint, analista político y periodista

La verdadera ratificación tendrá lugar en 2018
— Enrique Toussaint
Sobre estas críticas, Enrique Toussaint, analista político y periodista, afirma que le parece un error “ilegalizar” el proceso, o incluso que se caiga en afirmaciones lastimosas, como las realizadas por el presidente del PRI estatal, “que dice que el ayuntamiento no tiene facultades de consultar, lo que me parece escandaloso.”

Para Toussaint, el ejercicio es interesante: “los ciudadanos tienen la posibilidad de expresar su percepción de una administración municipal a 1 año 3 meses de que termine su ciclo”. Sin embargo, en opinión de académico, la verdadera ratificación tendrá lugar en 2018, cuando los alcaldes que quieran reelegirse asistan a la elección constitucional:

“Si bien es valioso el resultado de los alcaldes, me parece que la reelección o ratificación real será en 2018 con los alcaldes que se quieran reelegir. Yo no soy tan partidario de que sea obligatorio este mecanismo. Estoy más de acuerdo que se reduzcan los periodos para el presidente o gobernador a 4 años. A mí me gusta más el modelo parlamentario, un modelo en el que si un gobernante no esté haciendo las cosas bien, difícilmente se podrá mantener en el gobierno”.

Enrique Alfaro, alcalde de Guadajara

Por su parte, el alcalde de Guadalajara, Enrique Alfaro, también respondió a Tercera Vía: “Dicen que la ratificación es un ejercicio simulado. Si realmente es simulado, ¿por qué no lo hacen otros? ¿Por qué el presidente Enrique Peña Nieto no les pregunta a los mexicanos si lo quieren ratificar o no? ¿Por qué no lo hace el gobernador del estado?”.

Para Alfaro, “el principio es muy sencillo: si los ciudadanos tienen el derecho de poner a sus gobernantes, deben tener el derecho de quitarlos cuando no funcionen. Lo que vamos a hacer, primero, es un ejercicio de rendición de cuentas. Es decir, el gobierno se somete a una evaluación por parte de la gente; y en segundo lugar, apostamos por un ejercicio de participación ciudadana directa que va a permitir a los tapatíos evaluar a su gobierno y decidir el futuro de quienes tienen la responsabilidad de gobernar la ciudad”

Inconstitucionalidad de la revocación de mandato

La ratificación de mandato ha generado un enorme debate. Hay quienes aseguran que los cargos son irrenunciables, de modo que si los ciudadanos en la ratificación rechazaran la continuidad de sus alcaldes, sería inconstitucional que estos renunciaran. En ese tenor, los diputados de Movimiento Ciudadano a nivel federal presentaron una iniciativa de reforma para que la revocación de mandato se incluya explícitamente en la Constitución, tomando como la base constitucional del ejercicio el artículo 39:

“Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste”

Y el 41:

“La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo, el que, a su vez, delegó en el Poder Constituyente la facultad de emitir una Norma Suprema que, sirviendo de base para todo el ordenamiento jurídico mexicano, estableciera los derechos fundamentales mínimos de los gobernados, la forma de gobierno adoptada y, a nivel federal, la creación de los tres Poderes de la Unión, Legislativo, Ejecutivo y Judicial, sus atribuciones, prohibiciones e interrelación entre ellos”.

Esteban Garaiz, político y académico

En virtud de lo anterior, para Esteban Garaiz, “queda implícita, pero clara, la atribución del pueblo soberano para remover a un mandatario que no haya cumplido con la encomienda otorgada; y, por supuesto, la de ratificar un mandato bien cumplido”.

Sobre la constitucionalidad de la ratificación de mandato, el Ministro Arturo Zaldívar emitió un voto particular en la acción de inconstitucionalidad 8/2010 donde afirma que esta figura sí es constitucional:

“El sistema democrático consiste en el reconocimiento jurídico de la participación ciudadana con el objeto de que exista una intervención en las decisiones políticas que afecten al gobernado”.

Afirma además que mientras los mecanismos de participación ciudadana no busquen sustituir los mecanismos de la democracia representativa, no puede observarse inconstitucionalidad en los mismos.

Renuncia sobre la mesa y rendición de cuentas

Los reglamentos municipales de gobernanza y participación ciudadana aprobados por los Ayuntamientos gobernados por Movimiento Ciudadano, establecen que el alcalde debe firmar su renuncia y dejarla como garantía de que cumplirá la voluntad de la ciudadanía en caso de que llegara a ser revocado su mandato.

La ratificación es una manera diferente, pero complementaria, de rendir cuentas, que deja atrás rituales como el “día del presidente”, cuando en monólogo de gobierno plano y sin retroalimentación, el jede del ejecutivo entregaba sus informe anual. “Ellos creen que rinden cuentas dando un informe, pero eso no es rendición de cuentas y no es transparencia”, zanja Margarita Sierra.

En cuanto a la organización de la ratificación de mandato para el municipio de Guadalajara, Sierra explicó que el Consejo de Participación Ciudadana es el responsable de que el proceso resulte exitoso:

  • Cecilia Díaz es la vocera del ejercicio y encargada de verificar todos los proceso ante notarios: impresión de boletas, recolección de paquetes, resultados, etc.
  • María Ramos es encargada de los observadores ciudadanos.
  • Francisco Pérez está encargado de los incidentes.
  • Salvador Rosas Pelayo encargado de la recepción de votos.
  • Luis Téllez es el encargado de la capacitación.

El ejercicio, programado para el 27 de agosto, contempla 275 centros de votación para Guadalajara. Se espera la participación entre 60 y 70 mil ciudadanos. Cabe destacar que dentro de la organización de ratificación de mandato se establecen mesas de trabajo para que los ciudadanos inconformes plasmen por escrito lo que no les ha gustado del gobierno, y en caso de que los alcaldes sean ratificados, ese documento se haga llegar a cabildo para que las inconformidades sean atendidas por el alcalde y por los regidores.

La ratificación a futuro

Para Margarita Sierra, el ejercicio de ratificación de mandato es “imperfecto”, por lo que se debe dejar abierto el tema para las críticas constructivas, pues el mecanismo “requiere trabajo jurídico y trabajo ciudadano. Al terminar el ejercicio nos sentaremos a evaluarlo”.

En ese sentido, Enrique Toussaint enlistó cuatro puntos en los que el ejercicio de ratificación de mandato puede mejorar:

  1. Participación del Instituto Electoral y de Participación Ciudadana: “Tiene toda la estructura, las urnas y experiencia es el IEPC. Hubiera sido bueno que tomara un papel que otorgara confianza al resto de los actores sean partidos o no, se hubieran sentido cómodos con la participación del IEPC.”
  2. Más observadores ciudadanos: “En cualquier otro instrumento como este, el papel de los observadores es fundamental. Las democracias que están empezando a construir credibilidad necesitan de observadores de mucha calidad moral para revisar que el proceso se lleve de manera adecuada. En ese sentido, la convocatoria duró poco tiempo, y tampoco dio mucha posibilidad a que la gente se inscribiera.”
  3. Más deliberación: “La democracia debe ser un sistema muy avanzado de generación de información. Ni los partidarios del sí ni los opositores han tenido el tiempo necesario para publicitar información sobre este ejercicio. No ha habido un proceso de socialización para saber cómo están en seguridad, economía, medio ambiente, etcétera. El debate se ha centrado en asuntos procedimentales y no en evaluar el gobierno de Enrique Alfaro o de Pablo Lemus.”
  4. Más transparencia: “Toda la construcción del proceso debe ser un ejercicio totalmente abierto y transparente para que cualquier ciudadano que quiera participar lo haga”.

La ratificación de mandato, en cualquier caso, es un ejercicio que sirve para evaluar a nuestros gobernantes. Aunque es perfectible, que se debata en Jalisco habla de la madurez democrática del estado. Es deseable que, como señala Toussaint, trascendamos los asuntos procedimentales y pasemos a realizar una evaluación profunda de los gobernantes, lo que constituye una tarea pendiente. Eso no demerita la iniciativa: es crucial que los gobernantes rindan cuentas, que los ciudadanos los evalúen y que en ese modelo de gobernanza, gobernantes y ciudadanos mejoren la administración municipal.

Las frases resumen

“Por primera vez, más de 3 millones de ciudadanos podrán ejercer un derecho igual de importante que el de elegir a un gobernante: evaluar su gobierno, expresar su opinión y su voluntad de ratificarlo o no”
– Verónica Delgadillo, diputada federal

“No podemos estar de acuerdo con las falsas ‘consultas’ que se hacen totalmente amañadas para fingir que un funcionario se está jugando el pellejo, y en la realidad no se trata más que de una farsa para hacerse promoción”
– Héctor Pizano

“El ciudadano tiene que tener un botón de pánico para quitar malos gobiernos.”
– Enrique Toussaint

“Cuando tengamos altura de miras, lejos de solo la arena electoral, estaremos frente a mecanismos de rendición de cuentas, participación ciudadana y transparencia”
– Margarita Sierra


Agradecemos colaboración de Alejandro Alvarado con entrevista a Enrique Alfaro y textos de Esteban Garaiz y Verónica Delgadillo.

Edición: César Alan Ruiz Galicia / Diseño Web: Francisco Trejo Corona

Previo

Embajadora de EUA reaccionó antes que Peña Nieto sobre asesinato de periodista

Siguiente

En México es difícil buscar justicia, pero más difícil es encontrar la verdad