Comuneros se amparan contra proyecto eólico en Oaxaca. No hicieron consulta

La comunidad indígena zapoteca de Unión Hidalgo interpuso, con el acompañamiento del Proyecto de Derechos Económicos Sociales y Culturales A.C. (ProDESC), un amparo contra el permiso otorgado por  la Comisión Reguladora de Energía (CRE) a la empresa Eólica de Oaxaca S.A.P.I. de C.V., filial de la transnacional EDF Energies Nouvelle para la operación de un proyecto eólico en Oaxaca. El motivo del amparo es que las autoridades violaron el derecho de la comunidad a la libre determinación, a la consulta y al consentimiento libre, previo e informado que se encuentra establecido en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

El permiso fue aprobado el 29 de junio y estipula que la “Central Eólica Gunaa Sicarú” contará con 96 aerogeneradores, con una capacidad de 2.625 megawatts cada uno para generar un total de hasta 252 megawatts. De igual forma, se estipula que la producción anual estimada será de 825.7 gigawatts hora por un tiempo de 30 años. La obra comenzaría su construcción el 1 de diciembre de este año y tiene planeado comenzar sus operaciones en junio de 2019.

“Este acto afecta la propiedad y posesión de las tierras comunales de nuestra comunidad, ya quetenemos conocimiento de que para legalizar su arbitraria introducción han firmado contratos de arrendamiento con supuestos pequeños propietarios, situación que violenta nuestros derechos como comunidad indígena y desconoce el reconocimiento legal que tenemos por el Registro Agrario Nacional, y esto significa una violación a nuestros derechos humanos”, apuntó a través de un comunicado Oscar Marín, Representante de bienes comunales de Unión Hidalgo.

A la par de este amparo, la comunidad informará a la Relatora Especial sobre los derechos de los pueblos indígenas de la ONU, la Sra. Victoria Tauli sobre esta situación haciendo hincapié en que el estado mexicano debe garantizar certeza jurídica para la comunidad indígena zapoteca de Unión Hidalgo, así como el respeto de sus derechos humanos y sus derechos como pueblos indígenas.

Previo

La música en la era cyborg

Siguiente

La depresión es una epidemia que afecta a 300 millones de personas