Carolina Lesta #VocesVioletas

Carolina Lesta  (La Plata, 1971 ) es Psico. Social y Especialista en Atención Temprana.

Además es creadora y realizadora  junto a Virginia Janza de “La Dominga, literatura y tapas”, un encuentro taller donde se come se bebe, se escribe y se lee. (2014 a la actualidad).

También es coautora y coconductora, junto a Fabian Leppez, de los ciclos “Fuego. Ciclo de poetas escorpianos” (2016) y en la actualidad  “ El Club de los Poetas Cumbieros”, poesía ritmo y sustancia en La Casa del Conde.

Ha publicado su primer libro, “Anarcoamor” con El Ombligo Cuadrado Editorial, este año; y ha participado de la Antología “Tetas, historia de pechos” de Editorial Textos Intrusos.

Del  poemario “Anarcoamor” presentamos una breve selección:


*

Hay viento en buenos aires. No se si estarás al tanto

de pronto se levantan unos vientos raros

unos vientos raros espesos.

Hace mucho que no hablamos.

Celebro el viento

aunque me haga cerrar los ojos

llenarme de arrugas de tierra

de nudos de pelos

me reseque la piel

celebro el viento.

Hace mucho que no hablamos.

Te ahogaste? Al final te ahogaste?

Miro un mar de tierra levantarse

un chico besar a otro chico.

un nene pegar una patada.

una reja .

la raya del culo de un cartonero.

un vaso de café.

una alcantarilla.

una chica con auriculares naranjas.

una bolsa repleta de aire.

Te ahogaste? En serio te ahogaste?

La manguera de la casa de mi vieja era verde y amarilla.

Me gustaba esa manguera.

El dedo pulgar no llegaba nunca a atascarla.

Era blanda y a veces se doblaba hasta quebrarse y el agua dejaba de salir.

Me gustaba esa manguera el agua helada.

Se iba desenrollando mientras me alejaba de la canilla

el pasto se pegaba a mis pies.

A mis pies que desde entonces no tienen donde ir.

Te ahogaste?

Yo sigo acá

El pulgar todavía no me alcanza.

No logro detener el tiempo.

Duele.

Me duele acá. Ves?.Acá.

No me gusto como nos despedimos.

Pienso que un colectivo alejándose

y unas manos limpiando el aire como un limpia parabrisas

no es lo que llamaríamos un final feliz

Te ahogaste.

El tiempo pasa más rápido hoy.

Un chorro imparable.

Me hundo.

Las diez, las cuatro las mil

pienso que hace mucho que no tengo pasto en los pies

que no tomo agua helada de la manguera

que no corro fuerte fuerte a todo lo que da

que no beso a mi padre

que no subo a una hamaca

no escucho a Bob Dylan

no entro a una iglesia

no toco la nieve

no escupo una semilla

que no como panqueques

que no digo tu nombre

que no tomo una pepa

que no duermo con vos

no voy hasta el río

no voy hasta el río.


*

A veces hago cosas que intentan explicar otras cosas

a veces pienso por ejemplo, en tu piel

me la explico lamiendo una frazada a contrapelo.

A veces pienso en tus pupilas

y las explico tragando un carozo de ciruela

mirando un enchufe viejo

que aún hay en la casa de mis padres

caigo adentro de esos dos eléctricos

agujeros negros infinitos.

A veces pienso en tu sombra

me la explico cosiéndome unas medias a los talones

clavo la aguja hilvano sangro y entiendo

tu sombra cuando se aleja.

A veces pienso en tu lengua

me arde tanto el paladar que voy a la heladera

busco un hielo lo chupo hasta evaporarlo

a veces un solo hielo no alcanza.

A veces pienso en tus besos

entonces

busco un pájaro pequeño

le acomodo las plumas le siento los latidos

lo meto en mi boca

mastico despacio

escucho el crujido de todos sus huesitos

formo una bola de plumas saliva huesos sangre

trago el menjunje tibio un poco amargo

trago

con los ojos cerrados trago.

Desplumado tu beso

en silencio

con dos patas flacas rugosas

un pico que me raspa la garganta

así

trago tu amor sin nido

y te explico en mi memoria.


*

no seas un caballero

nunca seas un caballero

por favor

no me llames a la noche para saber cómo estuvo mi día

nunca seas un caballero

no me digas salud cuando estornudo

no me pongas un saquito sobre los hombros

no me cedas el paso

no me traigas agua a la noche cuando esté acostada

no me lleves la bolsa de las compras

prometeme que nunca vas a ser un caballero

no me vas a abrir la puerta del auto

nunca vas a lavarlo antes de nuestra cita

nunca tendremos un auto

prometeme que nunca me vas invitar a un crucero

a regalar un perfume

flores o bombones

que nunca le vamos a pedir a alguien que nos saque una foto estando de viaje

que nunca vamos a ser turistas

que nunca pero nunca jamás me vas a regalar una bandeja de desayuno

un anillo de oro o un reloj

no seas un caballero

nunca

yo quiero que seamos dos onettis

dos onettis viejos

dos onettis sucios de uñas largas y sin dientes

que se dejan ir y se abandonan juntos

dos onettis invitando jóvenes a nuestra cama

para tocarlos y pedirles que nos lean lo que escriben

que nos paguen con besos con elogios y con la compra del supermercado

nuestra opinión sobre sus textos

dos onettis amantes

peleemos y discutamos

seamos dos onettis y sigamos cogiendo

descubramos inventemos el sexo a los ochenta años

seco sexo arrugado

dos pelos blancos y finos en tu pecho

y yo excitada

una yo con menos agua y más ganas más ganas de coger

nosotros vos y yo dos viejos onettis

cogiéndonos los ojos celestes y aguados

cataratas de ojos de orgasmos

cogiendo dos salares

dos médanos de sal se aman con locura senil y apasionada

dos onettis

muramos el mismo día con diez minutos de diferencia

yo soy la dama        ◊◊◊◊◊         voy primero.


*

duele

todo lo que dice duele

como una pestaña adentro del ojo

raspa

parpadeo y me distraigo

él dice cosas de amor mientras pega

él dice que me ama

yo miro sus muebles repaso los discos tirados en el piso

mi bota debajo del sillón

la puerta

la ventana

sobre la mesa dos entradas cortadas

cenizas y un par de vasos vacíos

sobre la pared una mancha de humedad

y el  cuadro con la mariposa violeta que alguna vez estuvo viva

lo escucho decir

yo te amo

yo te amo

yo te amo

me escucho decirle

yo no

él dice amame hija de puta! amame!

me tenés que amar

es una mierda el desamor

como el destiempo

tropezar en la calle

quedarse sin sal o sin  agua caliente

perder las llaves vivir en long champs

un  dolor de oídos o de panza

una nausea

llegar tarde al teatro a un concierto o a un orgasmo

vomitar

el desamor es una mierda

cierro los ojos muy fuerte hasta que veo puntitos dorados

él dice cuanto más te vas más te quiero

yo digo esto es una trampa

llamar al 2020, es creer en dios

es sprayette

es un pushup

una oferta de supermercado

él dice quedate o me muero

yo digo me voy y matate

siento un pinchazo en la panza

como si el alfiler que atraviesa el centro de la mariposa violeta

que alguna vez estuvo viva y ahora está clavada en este cuadro

me hubiese atravesado el esternón       y la traquea

me cuesta respirar y me agito

intento

pero me cuesta

es difícil salir

despertarme y salir

pateo la puerta hasta abrirla

sé que va a insistir en amarme

yo voy a insistir en dejarlo

los dos insistimos

en el centro mismo de la nada

insistimos

violentamente

insistimos

en no creernos

insistimos

en coger

en empujarnos

insistimos

insistimos

sin más remedio

sin más nada.

Previo

La corrección genética de los embriones humanos abre esperanzas y enciende alarmas

Siguiente

Ciencia Comunitaria: Tú puedes salvar al Ajolote de su extinción