Un alto consumo de café disminuye el riesgo de morir

El consumo de café está asociado con un menor riesgo de muerte, según un estudio observacional en casi 20000 participantes que sugiere que el café puede ser parte de una dieta saludable en personas sanas.

“El café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo”, dijo la doctora Adela Navarro, cardióloga del Hospital de Navarra de Pamplona. “Estudios anteriores han sugerido que el consumo de café podría estar inversamente asociado con la mortalidad, pero esto no ha sido investigado en un país mediterráneo”.

El objetivo de este estudio fue examinar la asociación entre el consumo de café y el riesgo de mortalidad en una cohorte mediterránea de mediana edad. El estudio se realizó en el marco del Proyecto Seguimiento Universidad de Navarra (SUN), un estudio prospectivo de cohortes a largo plazo en más de 22500 titulados universitarios españoles que comenzó en 1999.

Este análisis incluyó a 19896 participantes del Proyecto SUN, cuya edad promedio de matrícula fue de 37,7 años. Al ingresar al estudio, los participantes completaron un cuestionario semi-cuantitativo de frecuencia alimentaria previamente validado para recopilar información sobre consumo de café, estilo de vida y características sociodemográficas, medidas antropométricas y condiciones de salud previas.

Los pacientes fueron seguidos durante un promedio de diez años yse obtuvo información sobre la mortalidad de los participantes en el estudio y de sus familias.

Durante dicho período, 337 participantes fallecieron. Los investigadores descubrieron que los participantes que consumían al menos cuatro tazas de café por día tenían un 64% menos riesgo de mortalidad ‘por todas las causas’ que aquellos que nunca o casi nunca consumieron café. Hubo un riesgo 22% menor de mortalidad ‘por todas las causas’ por cada dos tazas adicionales de café por día.

Los investigadores examinaron si el sexo, la edad o la adherencia a la dieta mediterránea tenían alguna influencia en la asociación entre el consumo basal de café y la mortalidad. Observaron una interacción significativa entre el consumo de café y la edad. En los que tenían al menos 45 años de edad, el consumo de dos tazas adicionales de café por día se asoció con un 30% menor riesgo de mortalidad durante el seguimiento. La asociación no fue significativa entre los participantes más jóvenes.

“En el proyecto SUN encontramos una asociación inversa entre el consumo de café y el riesgo de mortalidad ‘por todas las causas’, particularmente en personas de 45 años o más, lo que puede deberse a una asociación protectora más fuerte entre los participantes mayores”.

La investigadora concluyó: “Nuestros resultados sugieren que beber cuatro tazas de café cada día puede ser parte de una dieta saludable en personas sanas”. Pero hay que tomar en cuenta la variación fisiológica en el metabolismo de la cafeína, algo que modifica sustancialmente la recomendación para personas que pueden sentir ansiedad o incrementar su ritmo cardiaco de forma significativa con el consumo elevado de dicha sustancia.

Previo

Algunos datos sobre la ratificación de mandato en Jalisco

Siguiente

El absurdo del teatro a cargo de una cantante calva