El absurdo del teatro a cargo de una cantante calva

Por Nallely Pérez

Los Smiths están en la Ciudad de México y, aunque fueron el motivo por el que Morrissey llamó de ese modo a la banda que lideró por varios años, los de Mánchester nada tienen que ver al respecto, se trata del célebre montaje de Eugène Ionesco, pieza clave del teatro del absurdo que, actualmente, y hasta el 30 de octubre, se presenta los lunes por la noche en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico.

Escrita a lo largo de siete años, en los cuales el dramaturgo de origen rumano se adentró en la lengua inglesa, “La Cantante Calva” fue estrenada en París en 1948, replicándose rápidamente su nombre en las marquesinas de las principales ciudades europeas. Hoy, a 69 años de su debut la obra sigue gozando de una impresionante vigencia incapaz de dejar indiferente al público.

Alejado del concepto filosófico de lo absurdo planteado por Albert Camus, esta clase de dramaturgia se propone desarticular el lenguaje y mostrar el sinsentido que en él se esconde, para ello Ionesco centra la acción en un acomodado matrimonio londinense de la postguerra, los Smith, quienes por medio de peculiares diálogos, como en el que refieren a un tal Bobby Watson, muestran los privilegios que les brinda estar cobijados por el Imperio Británico.

Sin dejar de articular una aguda crítica social en cada uno de sus parlamentos, los cuales pese a su aparente vacuidad mueven a la auténtica carcajada al estilo comedia situacional; la trama es completada por los Martin, un joven matrimonio que en espera de ser recibidos por sus anfitriones entablan una hilarante conversación en la que aseguran no saber que en realidad son marido y mujer.

El vanguardista argumento no sería posible sin la intervención de Mary, la mucama de los Smith, la cual, de forma paralela y secreta, sostiene un romance con el Capitán de Bomberos, quien juega un papel fundamental en la última parte del montaje, en la que los seis personajes confluyen para dar a la audiencia una experiencia inusitada desde las tablas.

Es la compañía Teatro del Exilio la encargada de entregar a la audiencia mexicana la primera y más afamada puesta en escena de Ionesco. Bajo la dirección de Jesús Díaz, experto de las artes clown, el reparto está compuesto por Gabriela Murray, Arturo Reyes; Judith Cruzado, Gilberto Dávalos; Alicia Zárate y Omar Ramírez, quienes con actuaciones portentosas brindan una brillante e imperdible comedia apta para todo tipo de espectador.

Previo

Un alto consumo de café disminuye el riesgo de morir

Siguiente

Récord de asistencia en Liga femenil