La versión de “Antígona” que no te puedes peder, producida por Teatro UNAM

A lo largo de la historia han montado innumerables versiones de la obra de teatro “Antígona”, creada originalmente por Sófocles.  Actualemnte hay una versión que no te puedes perder, por la calidad de su propuesta escénica, sus actuaciones y sus propuestas escenográficas, hablo de la versión producida por Teatro UNAM.

El montaje, tras presentarse en una exitosa temporada en el Centro Cultural Universitario, llega al Centro Cultural del Bosque.  Esta versión, bajo la dirección de David Gaitán, pretende utilizar la ficción para hurgar en la política, la sociología y la filosofía. Podrá disfrutarse del 20 de julio al 27 de agosto, los jueves y viernes a las 20:00 horas; sábados a las 19:00 horas; y domingos a las 18:00 horas en el Teatro Julio Castillo.

La historia relata el conflicto de Antígona, hija de Edipo, antiguo rey de Tebas. La cual enfrenta a la autoridad política, el rey Creonte, cuestionando los preceptos morales tradicionales tras la muerte de su hermano Polinices, considerado el traidor del pueblo.

Pese al decreto que anuncia la pena de muerte a quien ose enterrar el cadáver, Antígona intenta darle sepultura bajo el argumento: “es mi deber moral”.  Por ello es enfrentada a juicio, acontecimiento que ha obligado al pueblo de Tebas a revisitar sus ideas sobre la justicia.

La puesta en escena permite el siguiente cuestionamiento: ¿están las leyes del Estado por encima de las morales, se nombren “ciencia”, “dios” o “herencia”?, pregunta que sigue vigente y que es observable en la sociedad contemporánea.

Al respecto el director del montaje, David Gaitán, comentó en entrevista para el INBA que “la obra mantiene una aterradora vigencia. En su momento nos motivó la idea de escenificar una conversación sobre política que aun ahora consideramos que es necesario tener; en un mundo en el que sus líderes están cargando de teatralidad sus administraciones, indagar en la complejidad de este carácter y utilizar esa teatralidad para problematizar la realidad nos parece un anclaje poderoso al presente”.

La propuesta escénica es convertir al teatro en una asamblea popular donde participen tanto elenco como espectadores, y que pueda resolverse este juicio a través de la reflexión de todos los asistentes. “Se busca hacer de “Antígona” un espacio para discutir sobre la justicia, la política, la vigencia de la relación con lo divino, el activismo social, la responsabilidad de quien gobierna, la obligación del ciudadano frente a la opresión, la democracia, la libertad de expresión, la importancia de los actos simbólicos, el comportamiento del colectivo frente a las crisis de liderazgo… Todo esto bajo la premisa de no traicionar la complejidad de carácter propia a todo ser humano”, comentó el director.

Previo

Ecatepec, municipio de las mujeres que “se van con sus novios”

Siguiente

El hombre tortuga y las mareas del futuro