“La danza del hipocampo”, siete momentos para resumir nuestra vida

“Si pudiéramos elegir siete momentos que resumieran toda nuestra vida, ¿cuáles serían?” Es la pregunta sobre la que reflexiona el ensayo documental “La danza del hipocampo”dirigido por Gabriela Domínguez Ruvalcaba. El cual llega a la cartelera mexicana a partir del 14 de julio, en la Cineteca Nacional y La Casa del Cine, además de encontrarse disponible en la plataforma digital FilminLatino. ​

A través de películas caseras familiares y de sustentos científicos traducidos al lenguaje poético. A decir de la propia realizadora, la narrativa  “cuestiona todo el tiempo cual es el papel de la imagen para construir nuestra memoria y nuestra identidad”.

La directora explicó que desde el comienzo del proyecto su intención “no era hacer un documental de manera clásica, quería experimentar con la forma, desde el cine ensayo. Me interesaba la imagen presentada como poesía, que puede detonar sentimientos e ideas que van más allá de la representación.”

Con este documental, Domínguez Ruvalcava “apela a una historia más íntima, de todos, de la humanidad, que es la memoria” y espera que esto ocasione una conexión más cercana al espectador. “Reconocer que estamos vinculados a una familia, que estamos vinculados a una generación,  reconocernos a todos como seres humanos”, declaró la cineasta en entrevista para el IMCINE.

La documentalista dijo que aunque en años recientes el género ha recibido mayor apoyo por parte del público y la crítica, la época de poca atención permitió que el documental se nutriera de “muchas experiencias y disciplinas artísticas, como el vídeoarte, que lo han alimentado y dado fluidez, que la ficción muchas veces no tiene.”

Ante las nominaciones y premios a documentales en el Premio Ariel y el triunfo de la documentalista Tatiana Huezo como la primera mujer en ganar la categoría de mejor director, Gabriela Domínguez declaró:

“Los documentalistas sabemos contar historias desde lo personal, desde las historias reales. Me siento muy afortunada de vivir este momento con mujeres cineastas documentalistas, de formar parte de esa ola, de este impulso, de decir ‘estamos aquí para hablar de nuestras realidades, aún cuando estas quieran ser opacadas’”.

Desde su estreno en 2014 en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), “La danza del hipocampo” ha recopilado galardones como el premio al mejor largometraje mexicano documental en el Festival Internacional de Cine de Monterrey, mejor directora mexicana en el Festival Internacional de Cine de Mérida y Yucatán (FICMY) y la mejor fotografía en el Festival Pantalla de Cristal.

Dominguez invita al público a acercarse a géneros menos convencionales, a “abrirse a la posibilidad de entender y de aceptar, de apreciar una obra más experimental”

Previo

Ejecutan a 11 personas en fiesta familiar en Hidalgo

Siguiente

"Fantasmas literarios del Cerro del Chapulín", un pretexto para redescubrir Chapultepec