¿Quién gasta más en publicidad oficial y cuáles son los medios más beneficiados?

De acuerdo con las cifras de Comunicación Social de la Secretaría de la Función Pública (SFP), socializadas por Artículo 19, el gobierno de Enrique Peña Nieto gastó en los primeros cuatro años de su gobierno más de 34 mil MDP en publicidad oficial. Si el dato no te deja helado todavía, quizá es porque no sepas de lo poco transparente que es la asignación de este presupuesto, que sí… viene de tus impuestos. Así que aquí respondemos cuatro preguntas para entender mejor estos datos.

¿Qué es la publicidad oficial?

En teoría,  es un canal de comunicación entre el gobierno y los ciudadanos. Es cualquier producto de comunicación social, que difundan como tales, los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno. Debería tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. Un ejemplo de esta serían las campañas de vacunación o las de “en enero son las inscripciones”. Sin embargo la publicidad oficial en la práctica se ha vuelto una herramienta de propaganda política. Es decir, el presupuesto se utiliza en campañas que enaltecen la imagen de algún gobernador, institución o hasta del presidente.

Otro punto que hay que recalcar es que esta publicidad es la principal fuente de ingresos de muchos medios, sin la cual podrían enfrentarse a grandes problemas financieros. Por lo tanto este rubro también se ha convertido en una forma de contro a los medios de comunicación. “La publicidad oficial funge como caja chica de los gobiernos y como instrumento de presión para fijar las líneas editoriales de los medios para promover a las figuras públicas en turno”, explica un informe de Artículo 19 respecto al tema.

Entonces…

¿Hay reglas para otorgarla?

Desafortunadamente no existe una regulación. Además de que la poca normatividad que existe fomenta prácticas de corrupción y censura en los medios de comunicación. Como lo explicamos en la pregunta anterior.

En 2012, el año electoral el ahora presidente hizo una promesa que hasta ahora no ha cumplido: “la creación de una instancia ciudadana y autónoma que supervise la contratación de medios de comunicación con fines publicitarios, en todos los niveles de gobierno, con la finalidad de garantizar que los contratos publicitarios se lleven a cabo bajo los principios de utilidad pública, transparencia, respeto a la libertad periodística y el acceso ciudadano a la información”.

¿Que dependencia gasta más?

¿Cuáles son los medios más beneficiados bajo este rubro hasta ahora?

En este informe la organización resalta como la censura se alimenta de un sistema económico del que tanto el gobierno como los medios de comunicación son cómplices. Una relación perversa en la que la información está supeditada al dinero público que entra y sale de los bolsillos de los medios. Finalmente, la sociedad recibe información sesgada o a medias.


Vídeo Recomendado

Previo

"Fantasmas literarios del Cerro del Chapulín", un pretexto para redescubrir Chapultepec

Siguiente

Cientificos transmiten una imagen GIF utilizando los genes de una bacteria

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *