De cuando “Tata Begó” (Dios del rayo), le gano a “Corazón de Tinieblas” (Proyecto minero)

La organización comunal religiosa, política y agraria, junto con la defensa jurídica y la movilización social son una de las estrategias de lucha contra la minería.

San Miguel del Progreso, Malinaltepec. En la Montaña Alta de Guerrero, entre vastas barrancas y caminos sinuosos, habita la pequeña comunidad me´phaa Júba Wajíin o San Miguel del Progreso. Sólo se puede acceder por la carretera Tlapa-Marquelia o por Ayutla de los Libres. En medio del abandono institucional en salud, educación, alimentación y servicios, se encuentra la organización comunal me´phaa que ganó el segundo juicio de amparo en contra del proyecto minero “Corazón de Tinieblas”.El Centro de Derechos Humanos de la Montaña (CDHM) Tlachinollan ha documentado que existen 44 concesiones en la Costa Chica y Montaña, que afectarían a 19 núcleos agrarios donde habitan  361 mil habitantes.

Camino a San Migel del Progreso. Autor: Giovanna Gasparello

San Miguel del Progreso tuvo un largo recorrido jurídico, político y organizativo, no solo contra la empresa minera Hoschschild Mining de capital británico, sino contra la Secretaria de Economía del gobierno federal, instancia que otorga las concesiones.

                                 

Persistente lucha de resistencia

En 2011 representantes de la empresa minera llegaron al territorio comunitario. Fueron convocados a la Casa de Justicia de San Luis Acatlán, perteneciente a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria, donde informaron que realizaban sobrevuelos de exploración. Las autoridades comunitarias, preocupadas por la amenaza inminente en contra del territorio, convocaron a asambleas informativas en las comunidades. Las radios comunitarias de la CRAC-PC, estudiantes de la Universidad Intercultural del Sur (UNISUR) y el equipo de comunicación del CDHM Tlachinollan emprendieron la campaña informativa “A corazón abierto defendamos nuestra madre tierra”.

Durante un periodo largo muchas comunidades, preocupadas por la emergencia de la fase de exploración en la que se encontraba la iniciativa minera, realizaron asambleas, para después registrar legalmente las actas de acuerdo en las que manifestaban su rechazo a la explotación de minerales. Sin embargo, en la mayoría de los casos estas actas fueron rechazadas por el Registro Agrario Nacional; solo Zitlaltepec, Zapotitlán y San Miguel del Progreso lograron esta acreditación.

En 2014 la comunidad de San Miguel del Progreso, apoyada por el CDHM Tlachinollan, interpuso el primer amparo contra la concesión minera y lo ganó apelando a que no fue respetado el derecho a la consulta de la comunidad indígena. Esta sentencia fue impugnada por la Secretaria de Economía, no por la empresa británica. Uno de los argumentos esgrimidos por la SE fue que el pueblo Júba Wajíin o San Miguel del Progreso no es indígena y por esto no puede reclamar el derecho a la consulta. En noviembre del 2016 se publicó en el Diario Oficial de la Federación la Libertad del Terrenos, lo cual significa que “el lote puede ser ofertado a otra empresa”, explica Maribel González, abogada del CDHM Tlachinollan.

Uno de los argumentos esgrimidos por la SE fue que el pueblo Júba Wajíin o San Miguel del Progreso no es indígena y por esto no puede reclamar el derecho a la consulta. 

Nuevamente no es la empresa la que defiende el concepto de “libertad de terrenos”, sino la Secretaria de Economía del gobierno mexicano. Por lo cual se interpone un segundo juicio de amparo contra la Declaratoria de Libertad de Terrenos y la jueza ordenó que se realizaran dos peritajes antropológicos.

Finalmente, el pasado 28 de julio 2017 la jueza de Distrito con sede en Chilpancingo, Estela Platero Salgado, dictó sentencia dentro del juicio de amparo 429/2016, donde otorga la protección de la Justicia Federal a la comunidad de San Miguel del Progreso,  y se acredita incumplimiento de la obligación constitucional y convencional del Estado mexicano de respetar los derechos de esta comunidad indígena y agraria.

Francisco López Bárcenas, doctor en desarrollo rural y abogado indígena, enfatiza que esta sentencia “es importante porque se reconoce que la Declaratoria de Libertad de Terrenos se hizo fuera de la ley, y un segundo aspecto importante es que este hecho en sí mismo vulnera los derechos territoriales de los pueblos, y tercero, que la estrategia que plantearon el CDHM Tlachinollan y la comunidad va directamente a la protección del territorio, y no a pedir consultas. Lo que se nota es que existe una conciencia de los abogados de que la estrategia de consulta ya es rebasada. Ya se sabe para qué el gobierno usa las consultas, ya se sabe lo que quieren las empresas”.

López Bárcenas expone que esta sentencia abarca otra estrategia: “ahora los pueblos están pidiendo directamente la protección del territorio. Lo que se está viendo en estos litigios es que el derecho también se va construyendo desde abajo, desde las propias estrategias de los pueblos y abogados”. También menciona que se pueden construir   estándares jurídicos para la protección de los territorios indígenas sin pasar por los diputados, y que “esto solo lo podrá hacer los pueblos”.

Un mes antes de la sentencia

Un día sábado al medio día, sonó la campaña de la iglesia de San Miguel del Progreso, y por las bocinas parlantes se escucha  un llamado a reunión que decía: Ajngium indo xí khamba  xa ´a mago mamaña ´an, “Compañeros, sólo unidos podemos aprender”. Era la voz del Comisariado de Bienes Comunales Valerio Mauro Amado, que convocaba a discutir el rumbo de la inagotable resistencia de la comunidad, que a la fecha cumple 10 años.

“Compañeros, sólo unidos podemos aprender”

Un llamado a reunirse para discutir lo que sería la estrategia de defensa del territorio contra la minería que amenaza la región Montaña. Palabras y acuerdos dan dirección a una de las luchas más importantes de esta región, cientos de reuniones que desde hace una década se vienen realizando para la apropiación del territorio. Una pequeña iglesia dedicada a San  Miguel Arcángel es la que alberga las reuniones de indígenas de esta comunidad para elaborar el plan de resistencia.

Todos los poderes de la organización comunitaria se congregan en estas reuniones: el agrario, el político-administrativo y el religioso; la asamblea comunitaria es legítima y legitimada por toda la comunidad, y también por  acompañantes el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan.

Se discute que la defensa del territorio es integral; que lo político y jurídico no van separados de lo cultural y de los aspectos religiosos.

La organización comunal: la estrategia

Un representante de las autoridades comunitarias explica: “la nación somos nosotros, porque nosotros somos los que estamos viviendo aquí. ¿A poco el gobierno, si tiene su casa, permitiría que sacaran oro? ¡claro que no! Igual nosotros. ¿Con qué derecho viene el gobierno a quitarnos lo que es nuestro? Nosotros somos la nación. El gobierno nos está faltando el respeto”.

Reunión con autoridades comunitarias. Autor: Giovanna Gasparello

El Comisariado de Bienes Comunales, el Comisario Municipal y los Principales son las autoridades de la estructura comunitaria de San Miguel el Progreso, la asamblea comunitaria es la que ordena y elige quien será el encargado a ocupar la responsabilidad colectiva.

El Comisariado de Bienes Comunales es la  que se encarga de regular lo relativo a los bienes comunes como el agua, la tierra. Concede permiso para el corte, levantamiento de leña, caza, incendios al mismo tiempo que regula el acceso a la tierra por medio de herencias. Está al tanto de que la tierra y el territorio estén en completo orden para los habitantes de la comunidad. Actualmente la comunidad es parte del Consejo Regional de Autoridades Agrarias en Defensa de la Montaña y Costa Chica, que agrupa a 200 comunidades de 20 núcleos agrarios.

El Comisario Municipal y su gabinete se encargan de los asuntos administrativos así como la  gestión de proyectos y programas, la relación con el presidente municipal o bien con otro tipo de autoridades. Desde el año 2009 la comunidad está integrada a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias-Policía Comunitaria, (CRAC.PC), que incorporadas tiene 192 comunidades y los policías comunitarios son elegidos también por la asamblea.

Los Principales, rezanderos y mayordomos son la estructura religiosa, realizan las ceremonias, rituales. Son los que se encargan que  el apego a la tierra y a la montaña no se olvide. Le rezan y bailan a la lluvia, a los ríos y a los alimentos, mantienen el calendario agrícola y religioso  Al mismo tiempo que junto con los otros tres poderes comunitarios se encargan de mantener las costumbres y tradición.

Tata Begó derrota a la minera Hoschschild Mining

En el cerro más grande suben los rezanderos, no sólo el pueblo de San Miguel del Progreso, sino también de Iliatenco y Colombia de Guadalupe.

El 25 de abril en toda la Montaña se festeja San Marcos, el Señor del Rayo o Tata Begó. Giovanna Gasparello, antropóloga, explica que “la fiesta se realiza antes de que inicie la temporada de lluvias: se pide a San Marcos o Tata Begó, que sea generoso con los pueblos y envíe abundantes lluvias, pero que a la vez contenga la fuerza de los aguaceros y de los rayos que podrían echar a perder los cultivos” (G. Gasparello, Fiestas y danzas en la Montaña de Guerrero, INAH, en prensa).

Todos los habitantes de la región suben al cerro más alto, ofrendan y rezan, bajan cada escalón de la montaña, se encuentran con otros habitantes, comparten la comida, tocan música y rezan. Llegan a la comunidad, peregrinan en la población, comparten la comida, entregan ofrendas en una mojonera en la parte más abajo, huesos y símbolos, y siguen rezando.

“Para los me´phaa, la celebración a Tata Begó separa la estación de la estación de lluvias, es una etapa del ciclo agrícola que continua con la fiesta de la Santa Cruz, que coincide con la celebración del maíz, en los primeros días de mayo; la fiesta en honor a San Miguel el 29 de septiembre, en la que se reciben los jilotes los primeros elotes y es cuando toman posesión las autoridades comunitarias” (G. Gasparello, Fiestas y danzas en la Montaña de Guerrero, INAH, en prensa).

 “Van a destruir los cerros si llega la mina, van contaminar las aguas. Va a morir la gente y los animales, eso va hacer daño”

Al caminar por veredas de la montaña del núcleo agrario de San Miguel del Progreso, nos encontramos las huertas de frutas y los cafetales; para cruzar de una zona de huertas a otra tenemos que cruzar ríos y arroyos.

 “Van a destruir los cerros si llega la mina, van contaminar las aguas. Va a morir la gente y los animales, eso va hacer daño”, explica un rezandero de San Miguel, que su comunidad se organiza para que no pase.

Los rezanderos relatan que “nosotros rezamos por todos, al gobierno federal y local. A todos para que se calmen.  Al agua para que nazca la hierba, a los animales y la gente”.  Suben al cerro, porque era de los antepasados, del abuelo, “ellos subieron la música y pedían la gracia y la bendición para todos sus hijos”.

Gasparello afirma que “las geografías de los territorios indígenas son cultural y simbólicamente marcadas: cerros, manantiales y parajes son sitios sagrados en donde residen y se veneran a las fuerzas naturales, dioses y santos que ordenan el mundo y dan sentido a la existencia de los hombres; veredas y caminos son rutas de peregrinaciones transitadas por muchas comunidades durante los rituales y las celebraciones” (G. Gasparello, Entre la Montaña y Wirikuta, Argumentos 81, 2016).

Explica el rezandero de la comunidad: “Cuando le rezamos después viene su bonita voz de Tata Begó,  se riega la tierra. Y ahí se reproduce la hierba con su semilla. Da buen fruto para el licenciado, ingeniero, sacerdote, obrero, ganadero o maestro, por eso rezamos la gente grande en la Montana”.

La Montaña es tierra, territorio y terruño, como lo explica el antropólogo Andrés Aubry. “Tierra, terreno, terruño y territorio y lo que contienen no se venden ni se compran ni se confiscan porque son de los muchos que le deben su existencia colectiva, histórica, cultural, un bien colectivo transgeneracional, la garantía de la existencia futura de quienes los marcaron y los siguen marcando de su sello per secula seculorum. Juntos son una herencia cósmica, un llamado histórico, una memoria activa” (A. Aubry, Tierra, terruño, territorio, La Jornada, 1 de junio de 2007).  

Tata Begó, dios del rayo y del cerro;  cuidador de la  montaña y el alimento, se encuentra en la punta de las montañas, en las orillas de las comunidades, en los bordes de los ríos. La regulación del territorio está a cargo de la asamblea comunitaria,  que encomienda al Comisario Municipal, al Comisariado de Bienes Comunales, y a los Principales y rezanderos para luchar por el territorio. Comunidad de tradición y lucha nos demuestra que solo juntos y participando podemos aprender.

Previo

Gilberto Bosques es el mexicano de la Segunda Guerra Mundial más interesante del que nunca escuchaste

Siguiente

Junio de 2017, el mes más violento de los últimos 20 años