El ridículo: Ricardo Alemán “desmiente” al NYT con un paseo por la Plaza de la Tecnología

Ricardo Alemán, quien cobra como columnista en Milenio, supuestamente ha descubierto que es un “montaje” la acusación de que el Gobierno Federal espía a activistas y periodistas mexicanos. ¿Cómo lo hizo? Con paseo por la Plaza de la Tecnología y mediante “información” del personal del lobby de un hotel. Estos fueron sus risibles argumentos:

  • Las mamparas y banners físicos dentro de la rueda de prensa durante la tarde del lunes 19 tardan al menos un día en encargarse y ser entregados.
  • El salón del hotel donde fue la rueda de prensa no pudo apartarse en cuanto fue publicado el reportaje del NYT en línea, así que tuvo que ser al menos desde el sábado. Lo que al señor no se le ocurre es que si uno de los ponentes venía de parte del Citizen Lab, tal vez era porque ¿las víctimas de espionaje consultadas para el reportaje ya sabían de su publicación?
  • Esta es la mejor parte: Dice Alemán que en la Plaza de la Tecnología de la CDMX es posible comprar un software que tiene las mismas funciones de Pegaso [sic.] por 100 pesos.

José Cárdenas dio espacio al hombre para repetir exactamente lo mismo en Radio Fórmula:


Publicidad

Sobra decir que el argumento de Alemán se cae si uno lee el artículo del New York Times, más de una de las víctimas de espionaje fue entrevistada, por lo que se puede comprender que estaban enterados de la publicación. Asimismo, el material preparado gráfico por R3D, la nota en Aristegui sobre el espionaje hacía Emiliano y el reporte del Citizen Lab fueron parte de una estrategia mediática. ¿Qué hay de raro?

Apenas el viernes, Ricardo Alemán se pronunciaba en contra del movimiento nacional #NoAlSilencio, al decir que los periodistas no debían guardar luto ni exigir justicia por el asesinato de sus colegas. El no-periodista, solamente columnista de un diario de circulación nacional, incluso menciona que los reporteros deben protestar con su trabajo y le pide al gremio que “paren de sufrir”.

Y así es (como en su mundo) un opinador desmiente al New York Times y Citizen Lab, con una visita a la Plaza de la Tecnología con un CD de 100 pesos “para hackear Whatsapp”. Que el señor ni siquiera se molestó en leer que todos los mensajes a las víctimas de espionaje fueron por SMS.

El postre es que Alemán argumenta que según sus fuentes, el software Pegasus es poco menos que inútil, siendo que sus creadores están a la venta por al menos 1 billón de dólares.

Previo

Feministas y colectivos LGBTTI clausuran autobús homofóbico

Siguiente

La ciencia ciudadana aporta más de la mitad de los datos sobre biodiversidad