Los refugiados dan más dinero a EEUU que el que el gobierno “invierte” en ellos

De acuerdo con un estudio realizado por el Buró Nacional de Investigación Económica (National Bureau of Economic Research), cuando los refugiados cumplan 20 años en EEUU, habrán pagado más en impuestos en todos los niveles de gobierno que los beneficios recibidos dentro de ese mismo lapso de tiempo.

En un momento en el que el tema de los refugiados y la xenofobia está sobre la mesa, la administración de Donald Trump ha decidido suspender el programa de reasentamiento con más de 40 años de historia. No sólo eso, sino que a través de una orden ejecutiva ha intentado detener la entrada de migrantes con ese estatus.

Y no es necesario esperar 20 años, a partir de los primeros ocho, quienes habrían recibido los beneficios de este programa habrán retribuido al país la totalidad de recursos invertidos y comenzarían a aportar un excedente.

El costo promedio por refugiado es de $15,000, incluyendo el costo de investigación de antecedentes, vivienda, clases de inglés y capacitación laboral. Si se brinda (adicionalmente) apoyos económicos, cupones de alimentos y de salud el costo total sería de $92,000 por persona en 20 años. Sin embargo, en este tiempo los acreedores de esta ayuda habrán aportado al país $129,000 en impuestos en el mismo periodo.

Desde la entrada en vigor del programa de refugiados en EEUU se ha brindado apoyo a más de 3 millones de personas de más de una docena de países de África, Asia y Europa del este.

En el caso de centroamérica en este periodo han sido cancelados programas como el de “Gestión de Casos Familiares” (“Family Case Management Program”, el cual brindaba apoyo a inmigrantes indocumentados centroamericanos atrapados en centros de detención en espera de la resolución de sus solicitudes de asilo. Bajo el argumento del ahorro, se recortaron  los $38 dólares diarios por persona que costaba la operación de este apoyo.


Con información de The Washington Post

Previo

Erótica del diferir

Siguiente

Evolución y cooperación: Una lección orgánica para transformar nuestras sociedades