La memoria no es estable y quizá tus recuerdos son falsos

Alguna vez has estado en una discusión que se estanca porque tu interlocutor no recuerda con exactitud lo que sucedió en el pasado… ¡Pues es probable que ambos estén equivocados! Un grupo de científicos ha descubierto que los recuerdos inducidos por estimulación eléctrica cerebral no siempre son reales, estables o autobiográficos, sino que su contenido varía en función de la zona del cerebro que se estimula. También han determinado que la red de la memoria sólo puede ser activada en determinadas zonas específicas del cerebro, según un artículo publicado en Neuroscience and Biobehavioral Reviews.

Hasta ahora, la estimulación eléctrica cerebral ha resultado eficaz para tratar pacientes epilépticos y conseguir la recuperación de recuerdos. Pero las memorias del pasado conseguidas de esta forma son escasas y además no han sido bien estudiadas.

La estimulación transcraneal con corriente directa es una tecnología de estimulación cerebral que aplica una cantidad pequeña de corriente eléctrica a un área específica del cerebro a través de electrodos colocados externamente sobre el cráneo. Lo que ha hecho esta nueva investigación es analizar el contenido, la localización y los parámetros de estimulación eléctrica cerebral en todos los recuerdos inducidos de esta manera durante 80 años, consiguiendo de esta forma las claves que permiten acceder a las redes de nuestra memoria.

Las estimulaciones eléctricas cerebrales de baja intensidad se aplican en tratamientos previos a la cirugía en pacientes epilépticos, con la finalidad de determinar la conectividad y los límites de la red epiléptica, y también para establecer el papel funcional de las estructuras cerebrales estimuladas, antes de la operación. Estas estimulaciones son indoloras para el paciente y a veces, de manera sorprendente, originan reminiscencias que provocan diversos recuerdos inconexos en los pacientes, en los que se mezclan diferentes lugares, sonidos y situaciones.

Una terapia cuestionada

Wilbur Penfield, neurocirujano canadiense, fue el primero en inducir este tipo de reminiscencias en los años 30 del siglo pasado y posteriormente se han reproducido durante las últimas décadas por diferentes equipos médicos. Según Penfield, estos recuerdos inducidos corresponden a experiencias pasadas de las personas, que son evocadas por las estimulaciones eléctricas, convirtiendo a la zona cerebral estimulada en un magnetófono de los recuerdos.

Aunque se ha aceptado desde siempre que estos recuerdos inducidos son estables y reales, hasta ahora ninguna investigación había profundizado en su contenido, algo necesario si se quiere comprender las rutas de la memoria y los mecanismos que la modulan a través de las estimulaciones eléctricas.

Gráfico que muestra cómo la localización de la estimulación influencia el contenido de los recuerdos. ©Jonathan Curot. CerCo
Gráfico que muestra cómo la localización de la estimulación influencia el contenido de los recuerdos. ©Jonathan Curot. CerCo

Por este motivo, los autores de esta investigación revisaron 80 años de literatura científica relativa a las reminiscencias inducidas por estimulación eléctrica cerebral, a los que añadieron datos obtenidos en sus propias investigaciones. En total dispusieron de 273 recuerdos inducidos, cuyo contenido fue exhaustivamente analizado según los modernos conceptos de la memoria, algo que nunca antes se había realizado.

Según la teoría de Penfield, esta búsqueda debía proporcionar una mayoría de recuerdos autobiográficos, ricos en detalles y correspondientes a la integridad de una experiencia única vivida.

El revés de la trama

Sin embargo, no fue eso lo que ocurrió. Los investigadores observaron por el contrario una amplia variedad de recuerdos que cubrían todos los aspectos de la memoria a largo plazo, incluyendo recuerdos de sueños. La mayoría eran pobres en detalles, con muy pocos recuerdos autobiográficos.

Estos resultados desmienten que los recuerdos inducidos por estimulación eléctrica sean estables, sino que sugieren que más bien se trata de un neuroritmo. Aunque estos recuerdos siguen siendo excepcionales, los resultados de este estudio sugieren que la memoria de los recuerdos podría ser activada de manera predecible por una estimulación eléctrica.

Efectivamente, los investigadores han demostrado que la red de la memoria sólo puede ser activada en determinadas zonas específicas del cerebro que se estimulen eléctricamente y, no menos importante, que el contenido de los recuerdos depende de la localización de la estimulación.

Esta constatación hace que nos resulte difícil, pasado algún tiempo, determinar si nos hemos imaginado alguna situación determinada o si, por el contrario, la hemos vivido realmente. Algo parecido a lo que ocurre con los recuerdos inducidos.

La memoria tiene límites, es importante reconocer que esos límites tienen una explicación funcional y que también son parte de nuestra constitución, por lo que la próxima vez que discutamos por eventos pasados debemos ser conscientes de que es muy probable que estemos parcialmente equivocados.

Previo

En memoria del poeta Raúl Renán

Siguiente

Policía e Inteligencia Artificial: Un riesgo para el activismo político