Reconocemos la injusticia incluso antes de hablar

Reconocemos la justicia antes de que podamos hablar, ha descubierto un  equipo de investigadores japoneses, según explican en un artículo publicado en la revista Nature Human Behavior del que informa la Universidad de Kyoto en un comunicado.

El estudio demuestra que los niños humanos reconocen actos heroicos desde las primeras etapas del desarrollo, lo que sugiere que nuestro sentido de la justicia es innato. Los científicos ven esto como una explicación de por qué los niños y los adultos tienen un amor interminable con historias de superhéroes en la cultura popular.

El equipo, liderado por Masako Myowa, de la Universidad de Kyoto, demostró que los niños de tan sólo seis meses de edad se ven atraídos por figuras que protegen a los débiles.

“En la sociedad humana, proteger a los débiles es considerado un acto de justicia heroica, pero entender esto es complejo”, explica el primer autor Yasuhiro Kanakogi. “Primero tienes que comprender las relaciones de poder entre los actores, luego que las acciones del héroe son favorables para la víctima, pero no para el villano, y finalmente, que el héroe actuó deliberadamente”.

En una serie de experimentos, a los bebés se les mostraron animaciones de cuerpos geométricos persiguiéndose y chocando entre sí, mientras un tercer cuerpo mira la escena en la distancia. En algún momento, este tercer cuerpo geométrico  interviene en la agitación de los demás, y en otro momento, escapa en otra dirección.

Cuando a los niños se les mostraron réplicas de la vida real de estos personajes intervinientes y no intervinientes, eran más propensos a escoger al personaje que intervenía en la disputa.

Dinámicas de poder

“Los bebés de seis meses todavía están en un estadio temprano de desarrollo, y la mayoría todavía no puede hablar, pero ya pueden entender la dinámica de poder entre estos diferentes personajes, lo que sugiere que el reconocimiento del heroísmo es tal vez una habilidad innata”, añade David Butler.

A medida que los bebés crecen, desarrollan una comprensión más compleja acerca de la justicia. El siguiente paso del equipo de investigación es rastrear el camino de este desarrollo: “En este estudio, los niños de seis meses no mostraron una preferencia por la ayuda intencional sobre la ayuda accidental, mientras que los de diez meses sí lo hicieron”, dice el profesor Myowa.

Al tratar de entender cómo se fomenta un sentido más complejo de la justicia con la edad, el equipo ve en última instancia “una posibilidad de contribuir a soluciones para problemas sociales serios como el acoso”.

Con información de Asian Scientist y Nature | Selección, edición y notas de Colectivo Alterius

Previo

120 obras reúne la retrospectiva ' Naa Pia/ Yo mismo' de Francisco Toledo

Siguiente

Hackeando el cerebro: Toman tus contraseñas con sólo pensarlas