Las redes sociales fomentan la diversidad lingüística

Las redes sociales, lejos de amenazar a las lenguas minoritarias, potencian el uso de los diferentes idiomas, según una investigación de la Universidad de Santiago que han utilizado modelos matemáticos para medir el efecto de las relaciones  sociales sobre las dinámicas de poblaciones.

Alberto Pérez Muñuzuri, coordinador del grupo de Física no lineal de la USC y coautor del estudio, explica que las redes sociales, “lejos de homogeneizar una lengua dominante, puede ser la causa de que aparezca diferenciación y, en el caso particular que se analiza, ayudar a la coexistencia de dos lenguas”.

Un hablante de una lengua minoritaria aislado geográficamente “se ve reforzado en su lengua si a través de las redes tiene un feedback adecuado”, añade Pérez Muñuzuri. Este es el caso de algunas lenguas de nativos americanos, que estaban a punto de desaparecer y fueron rescatadas gracias a las redes, pone a modo de ejemplo el investigador.



La clave estaría en el contacto con usuarios de cualquier parte del mundo a través del uso masivo de las redes sociales lo que, por extensión, favorece la permanencia de los idiomas minoritarios; “Los individuos más conectados y más activos de una red, aquellos con mayor volumen de interacciones, son los que pueden mantener más diversidad”, lo que redundaría en la supervivencia de los distintos idiomas.

Esta reflexión, de parte de los autores, se origina de la idea de que en la actualidad, algunas de las lenguas con menor volumen de hablantes afrontan su supervivencia condicionadas por una nueva variable, la globalización de las comunicaciones. En su hipótesis inicial de trabajo, los investigadores tuvieron en cuenta que “algunos autores asumen que esta nueva amenaza puede incrementar las posibilidades de supresión de lenguas minoritarias”.

Sin embargo, la conclusión de los físicos de la USC ha matizado estas ideas iniciales en la medida en que “hablantes altamente interconectados son más propensos a diferenciarse” en base a lo que se sustentaría la supervivencia de lenguas diversas. Los análisis se hicieron en el contexto de un modelo bilingüista, donde los hablantes con un alto grado de conectividad –con una alta actividad en medios sociales- tenían más probabilidades de diferenciarse.

Para el desarrollo de esta reflexión sobre las posibilidades de supervivencia de las lenguas, el grupo de físicos ha utilizado modelos matemáticos, sobre los cuales se puede profundizar en el artículo original en la revista Open Science de la Royal Society.

Con información de Open Science y T21.

_____

_____

Previo

Mireles: la lucha por ser nombrados

Siguiente

Pronto tendrás un altavoz enrollado en tu bolsillo

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *