Felipe Ehrenberg recibirá homenaje póstumo en el Museo de Arte Moderno

El destacado artista mexicano Felipe Ehrenberg, fallecido el pasado 15 de mayo a la edad de 73 años, recibirá un homenaje póstumo en reconocimiento a su trayectoria, en el Museo de Arte Moderno (MAM) del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Artista conceptual, editor, profesor y diplomático en Brasil, Ehrenberg fue una figura clave de la revolución conceptual del arte mexicano en los años setenta. A partir de su formación clásica como dibujante, pintor y escultor, su producción artística tomó caminos inéditos como el performance, el diseño de libros y la instalación.

Se autoexilió en Inglaterra, tras la represión del 68, durante casi una década. Ahí, junto a su primera esposa, la también artista Marthe Hellion, creó la editorial Beau Geste Press, un proyecto colaborativo y experimental que se convirtió en uno de los más influyentes del underground de la época.

A través de esta editorial propagaron los nuevos aires del movimiento fluxus, los rebotes dada y la emergencia del discurso conceptual a través de panfletos, carteles, catálogos o libros de arte. Éstos últimos en colaboración el escritor Ulises Carrión.

De regresó en México, fue profesor en la Universidad Veracruzana, desde continuó promoviendo y desarrollando el fuerte potencial comunitario del trabajo artístico. Vivió en Tepito durante algunos años, y se involucró en los trabajos de reconstrucción de la zona tras el terremoto de 1985.

En agosto próximo, en la Sala Fernando Gamboa del MAM, se llevará a cabo una mesa de reflexión en la que se hablará acerca de la trayectoria del maestro Ehrenberg y la influencia que su obra ha tenido en el quehacer artístico nacional.

“Queda para los que despedimos a Felipe Ehrenberg la misión de preservar y difundir su obra, de hacerla presente en las nuevas generaciones”, dijo la titular del INBA, quien acudió a la casa con el número cuatro, enmarcado en un corazón pintado en un árbol, de la calle Camino Real de la Loma, en Ahuatepec, Morelos, donde vivía el artista visual y también activista.

En el patio de la casa se reunieron familiares y amigos para compartir la pena por su partida, mientras que al interior reposaban los restos de quien Lidia Camacho calificó como un artista provocador que no conoció el sosiego en sus búsquedas estéticas, “alguien que supo hacer de la imaginación su herramienta cotidiana de trabajo”.

Por su parte, el caricaturista e ilustrador Rafael Barajas comentó que Ehrenberg fue un pionero en nuestro país de lo que hoy llamamos arte contemporáneo, “además de un tipo extraordinario. Él fue su obra maestra”.

Previo

Celebrarán el natalicio de Alfonso Reyes con gran concierto

Siguiente

Participación Ciudadana