El escultor Sebastian realizará obras de arte de dimensiones nanométricas

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) y la Fundación Sebastian firmaron, este viernes 26  de mayo, un convenio para la elaboración del proyecto “Nanoesculturas”. Por medio del cual se pretender la elaboración de estructuras escultóricas en la escala micro y nanométricas.

Esta obra única en su género, resultado del trabajo en equipo de investigadores del CIC y de la Red de Nanociencia y Micro-Nanotecnología del IPN y el lenguaje escultórico del escultor Sebastian, abordará el desafío de conjuntar la tecnología y el arte para producir una obra de inestimable belleza.

El proyecto tiene como finalidad la creación de 10 Nano Estructuras Escultóricas, con nombre, serie, y firma del escultor Sebastian. En su construcción se emplearán técnicas de Micro y Nano-fabricación, mismas que se desarrollarán en las salas especializadas en el campo de la nanotecnología clase 100 y 10,000 del IPN.

Para la elaboración de esta obra inédita se requiere una serie de cualidades extraordinarias, de habilidades y conocimiento de carácter científico, tecnológico, artístico y cultural, combinación que surge del trabajo en equipo del conocimiento humano y de la expresión cultural. Así, arte y ciencia evidencian que su relación es más estrecha de lo que comúnmente pensamos.

La iniciativa se lleva a cabo en el marco del Programa de Desarrollo Institucional del IPN que dentro de sus ejes rectores destaca la divulgación de la ciencia y difusión de la cultura. En este sentido, la Fundación Sebastian A. C., comparte plenamente esa misión, ya que su objeto es educativo, científico y literario, haciendo énfasis en divulgar conocimientos y promover la cultura, auspiciar y fomentar la creación de cátedras académicas.

El escultor Sebastian (Enrique Carbajal), por su parte, es uno de los artistas contemporáneos de mayor presencia internacional. Es reconocido como uno de los máximos exponentes del arte cinético, ha incorporado elementos matemáticos, geométricos y de física a su obra, fusión entre ciencia, tecnología y arte, que tanto a nivel nacional como internacional  ha sido reconocido por prestigiosas universidades de México y el extranjero que le han otorgado el grado como Doctor Honoris Causa.

Ampliamente reconocido por su obra monumental (Cabeza de caballo, ‘El Caballito’, en Reforma y Bucareli, o “Alegoría a la ficción”, en Osaka, Japón), el escultor dedicará todo su talento en la elaboración de estas estructuras nanométricas  que tendrán una dimensión casi onírica: en un milímetro caben un millón de nanómetros).

 

Previo

El testamento inconcluso de Giacomo Puccini se presenta en Bellas Artes

Siguiente

Estudiante mexicano crea un robot recolector de basura

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *