120 obras reúne la retrospectiva ‘ Naa Pia/ Yo mismo’ de Francisco Toledo

Francisco Toledo (Juchitàn, 1940) es uno de los pintores vivos más importantes de México. Su destacada obra es vasta, y en ella convergen múltiples perspectivas, que participan de una honda reflexión por la vida, desde el erotismo hasta la muerte.  Dicha obra es parte de la magna exposición ‘Naa Pia/ Yo mismo’, que se presenta actualmente en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO).

Curada por Trine Ellitsgaard, esta muestra reúne 120 piezas, donde destacan las pinturas de ‘Toledo antes del juicio final’, además se exhiben sus más icónicos autorretratos, en los cuales se puede ver al fundador del IAGO en diversas representaciones: como un niño negro, un insecto o un esclavo. Uno de sus famosos autorretratos es aquel donde se muestra como un trompo.

Al respecto de esta obra, el pintor ha expresado, para el periódico El País: “He dado 28.105 vueltas alrededor del sol”

A estas obras se suma la cerámica de ‘Toledo como un artista que no le daba al clavo’, de la cual el creador mexicano ha explicado: “Es Toledo martillo, porque no siempre le atino al parecido, pero eso no importa”.

Próximo a cumplir 77 años de edad, y 50 como pintor, Francisco Toledo (ganador del Premio Nacional de Ciencias y Artes 1998) comentó que en varias épocas de su vida ha realizado autorretratos, en los que ha plasmado su juventud y madurez, y ahora, su vejez.

Agregó que recurre al autorretrato porque es él el modelo más cercano que tiene. “Soy yo el que puede estar quieto o de frente al espejo, sin moverme, sin perder intimidad en el trabajo porque no hay otra persona a la cual estás dibujando”.

Al creador oaxaqueño le gusta ver autorretratos, una de sus referencias es aquel creado por Rembrandt; una obra increíblemente bella según Toledo, tanto que viajó a Alemania solo para admirarla.

Sobre si cuesta trabajo pintar la vejez, el artista señaló que no, que solo los rasgos se acentúan. “Hay algo que hace que sea más fácil reconocerme, que el parecido pueda ser más verídico ahora a diferencia de hace unos años, pero nunca la preocupación fue que tenía que parecerme, de poner todas las arrugas, me quito y me pongo arrugas como quiero”.

Para esta serie, Toledo utilizó hoja de oro y de plata, también hay algunas piezas en cerámica y obras en papel. Toda la pintura la elaboró en los últimos meses.

Guillermo Santos escribió en el texto de sala que la muestra Naa Pia´, Yo mismo es “un acontecimiento digno de mención, pues es como si (Toledo) volviera sobre sus pasos, como si diera con ello una nueva mirada al conjunto de una obra que ha estado en continua experimentación. “El artista vuelve a comenzar una y otra vez, sus fuerzas se renuevan con cada exposición, por ello no es inusual que nazca ya mayor, como uno de esos relatos que Toledo suele rememorar en torno al Istmo”.

Y añadió: “Francisco Toledo ha hecho de su propia imagen una mina de significados”.

Esta exhibición permanecerá mes y medio en el IAGO, ubicado en Macedonio Alcalá 507, en el Centro Histórico de Oaxaca.

Fotos: INBA
Previo

Mireles seguirá su proceso en libertad

Siguiente

Reconocemos la injusticia incluso antes de hablar