Trump: un corte de caja a 100 días de su Presidencia

Este sábado se cumplen 100 días de la la Presidencia de Donald J. Trump, que inició el pasado 20 de enero de 2017. Previo a su toma de posesión, Trump dio a conocer su plan para sus primeros 100 días de gobierno, destacando la renegociación de acuerdos comerciales internacionales -específicamente el TPP y el TLCAN-, acciones en materia de inmigración, medioambiente, y de defensa. Asimismo, aseguró recuperaría los empleos de los norteamericanos.

Consecuentemente, el 21 de enero de 2017 -en medio de un clima lleno de protestas contra Trump- firmó su primer orden ejecutiva, en la que -aunque sin efectos prácticos y con un amplio margen de interpretación- solicitaba a la administración flexibilizar la aplicación del llamado Obamacare. Posteriormente, el 22 de enero, Trump firmó otra orden ejecutiva, en la que mandaba el retiro de Estados Unidos del Tratado de Comercio del Pacífico. Ese mismo día, firmó otras dos órdenes ejecutivas: una para que Estados Unidos dejara de financiar a organizaciones de ayuda internacional que practiquen abortos; y, la otra, para congelar las contrataciones en la Administración Federal.

Así, Trump inició un ejercicio del gobierno basado en la emisión de órdenes ejecutivas, todas ellas controversiales -unas más que otras-, en las que destacan la firmada el 25 de enero de 2017, en la que ordenaba contratar a 10 mil agentes migratorios, así como la detención de los inmigrantes que ingresaran al país sin papeles, para deportarlos, que desató redadas contra inmigrantes; asimismo, resalta la orden ejecutiva que pretendía imponer un veto a siete países musulmanes (Yemen, Somalia, Irak, Irán, Siria, Libia y Sudán), y suspendía el programa de refugiado por 120 días, cuya finalidad era “mantener a los terroristas fuera de Estados Unidos”.

Han sido características del gobierno de Trump las malas decisiones, las controversias y el fracaso.

Esta última orden ejecutiva, que desató caos en los aeropuertos, multitudinarias protestas, y movilizó a organizaciones de derechos civiles -como la Unión Americana por los Derechos Civiles- contra el veto y en defensa de las personas afectadas, fue echado abajo por diversas resoluciones de distintos jueces, toda vez que era violatoria de los derechos constitucionales de los afectados. Más de 60 mil personas con visados en regla fueron afectadas. El revés judicial fue la primera derrota de Trump.

En ese sentido, han sido características del gobierno de Trump las malas decisiones, las controversias y el fracaso. Y es que, a pesar de la afición por la emisión órdenes ejecutivas y las declaraciones vía Twitter, diversas promesas esbozadas en el plan de acción de los primeros 100 días del gobierno de Trump, se encuentran aún pendientes y sin una clara ruta para su cumplimiento. Destacan: el reemplazo del Obamacare, que, debido a la insuficiencia de la propuesta, tuvo que ser retirada por los legisladores republicanos, sin que exista aún propuesta alguna que sustituya a la anterior; una reforma fiscal para bajar impuestos, de la que sólo se conoce un documento, consistente en una hoja que contiene una descripción general del plan para reformar la ley en la materia; y, por último -pero no por ello, la menos importante-, la promesa de obtener fondos para la construcción de un muro fronterizo con México, misma que tuvo que ser pospuesta, pues Trump se vio obligado a sacar, de la negociación del presupuesto federal de aquél país, la partida de erogaciones destinadas a dicha construcción.

Con ello, Donald Trump ha incumplido con el “Contrato con los votantes de América”, que incluía el plan de acción de 100 días para “hacer a América grante otra vez”. El fracaso raya en el ridículo porque, no obstante la mayoría republicana, tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, Trump ha sido ineficaz para empujar las medidas que prometió a sus votantes, que incluían, principalmente, regulaciones para proteger a los trabajadores y a las clases medias norteamericanas.

Lo anterior, ha obligado a la Casa Blanca a publicar un comunicado en el que se presumen los logros de Trump de cara a los primeros 100 días de su mandato. Sin embargo, y dada la evidente falta a la verdad del mismo, los Senadores demócratas hicieron mofa del referido comunicado, señalando que contenía algunos errores, por lo que fueron corregidos con tinta roja.

Del comunicado, así como su versión revisada, resaltan la puesta en riesgo del sistema de salud pública, toda vez que se propició la reducción de las opciones de salud para la población, con especial énfasis en las mujeres; así como la anulación en la protección a los consumidores; así como su falta de compromiso con el proceso legislativo para llevar a buen puerto las 10 reformas estructurales que prometió: eliminar la Ley de Offshoring (para disuadir a las empresas de cerrar puestos de trabajo, para trasladarse a otros países); la Ley de Elección Escolar y Oportunidad Educativa (para redirigir dinero destinado para la educación, a fin de que los padres envíen a sus hijos a la escuela de su preferencia); la Ley de Accesibilidad al Cuidado Infantil y para Ancianos; la Ley para terminar con la Inmigración Ilegal; el restablecimiento de la Ley de Seguridad Nacional; entre otras que ya hemos mencionado.

En síntesis, los primeros 100 días de la administración encabezada por Donald Trump se reducen a: diversas órdenes ejecutivas controversiales y fallidas, algunas de ellas para revertir acciones de Obama; la aprobación por parte del Senado de su propuesta de Juez para la Corte Suprema; la firma de 28 proyectos de ley, todos ellos menores -es decir, que no implican grandes cambios en la vida de los norteamericanos-, entre las que destacan la contrapropuesta al Obamacare, cuatro para reconocer a los veteranos, y uno para extender una política de su antecesor; un bombardeo contra la base siria de al-Shayrat; un conflicto anunciado con Norcorea; y, 496 tuits (15 para atacar a Obama; 40 para difundir pánico; 24 para presionar al Congreso; 53 para atacar a los medios; 26 para plantear teorías de conspiración; 25 para atacar a líderes internacionales; 86 de autopromoción; 142 tuits relacionados con su presidencia; entre otros de diversa índole).
Aún faltan 1,361 días para que concluya el mandato de Donald J. Trump.

Previo

Zidane y Wenger apoyan a Macron, Le Pen responde

Siguiente

La Ciencia detrás de la Danza