Red de compadrazgo y corrupción en policía de Zacatecas, denuncia exfiscal

El año pasado en Zacatecas una mujer de 39 años acudió a denunciar una posible violación. Ella mantenía una relación sentimental con un comandante policía ministerial del estado. Una semana antes, el policía y un amigo de este la invitaron a tomar unas “micheladas”. Después de la segunda bebida la mujer comenzó a sentirse mal y perdió el conocimiento. Lo siguiente que recuerda es la sensación de ser despojada de su ropa interior y un temblor incontrolable en su cuerpo.

A la mañana siguiente la mujer despertó en el hospital, ahí se encontraba el comandante, quien refirió haberla llevado ahí. La mujer fue dada de alta y ya en su casa se percató del sangrado proveniente de su zona genital por lo que decidió ir junto con su hija a la policía ministerial.

En el lugar se encontraba el comandante, quien fuera su pareja y quien intentó persuadirla para no denunciar. Sin embargo, la mujer logró iniciar con el proceso, el cual fue turnado al Centro de Justicia para las Mujeres, una agencia especializada del ministerio publico para atender delitos en materia de género cuya directora era Mara Muñoz Galván.

Ese día inició otro capítulo en contracorriente para estas mujeres. En entrevista para Tercera Vía, Muñoz relató como llevaba años lidiando con el compadrazgo y la corrupción dentro de las instituciones policiacas en Zacatecas, pero este fue un caso que, incluso para ella, era difícil de creer.

Foto: Alexandria Sevilla

Mara ha denunciado que esta denuncia activó una red de compadrazgo que iba desde el área pericial hasta el procurador del estado, Francisco Murillo Ruiseco.

A la víctima se le practicaron pruebas periciales por parte del Instituto Médico Forense  (toxicologico, una psicológica y ginecoforense) cuyas muestras estaban viciadas y dieron resultados negativos, en contraste con el parte médico que fue tomado por una perito del Centro de mujeres.

A pesar de que Mara intentó denunciar ante el gobernador la manera en la que un presunto violador, quien era un alto mando de la policía ministerial, estaba siendo encubierto, no fue escuchada.

Este fue solo uno de los casos que provocaron la renuncia de Muñoz al Centro, en el que la lucha contra el compadrazgos, falta de apoyo a esa dirección por parte del procurador general de justicia y la descomposición de los policías ministeriales, es evidente.

Además de lo ya señalado, en su renuncia Muñóz denunció la falta de personal capacitado en la institución y la obstrucción de Murillo cuando se intentó conseguir presupuesto federal para la ampliación del centro.

Foto: Alexandria Sevilla
Previo

Golpe contra los derechos de las audiencias y la autonomía del IFT, acusa experta en TELECOM

Siguiente

El Síndrome Perelló: Ciencia para desnudar al macho que llevamos dentro