El nuevo Televisa: contrastes entre SDP y debates

Televisa sabe que vive una crisis de legitimidad, económica y de audiencias, mismas que se han alejado de sus plataformas. En el camino de recuperarlas, ha tomado decisiones contrastantes: ofrecer debates de alto nivel entre candidatos a gobernador y comprar a SDP, un medio muy visitado, pero sin rigor periodístico.

Debates

Por una parte, el programa Despierta con Loret ha dejado un buen sabor de boca en cuanto al contenido televisivo ofrecido anteriormente en noticieros televisa; durante los primeros meses, se han ofrecido debates de alto nivel, no sólo sobre temas de política local, sino de política internacional, salud, medio ambiente, derechos humanos y política electoral.

En su programa ha renunciado Javier Duarte en vivo, han debatido personajes como Jorge Castañeda, Enrique Krauze, Luis Videgaray, Armando Ríos Pitter, Roy Campos, Ricardo Raphael, entre otros. Lo más destacable ha sido que en la reciente semana estuvieron los siete candidatos a ocupar la gubernatura en el estado de México: en primer lugar una mesa con los candidatos independientes que no figuran en las encuestas y en segundo lugar una con los cuatro principales candidatos.

El formato fue ligero, permitió la crítica, el contraste, la réplica y fue equitativo en cuanto a los tiempos, procurando dar el mismo espacio a todos los candidatos. Por otro lado, el moderador no fue incómodo con ninguno de ellos, no hubo comentarios tendenciosos y la participación de los candidatos dio mucho contenido a los electores.

Este tipo de ejercicios abonan a construir una cultura de la deliberación y consolidar a la democracia.

SDP Noticias

En contraste, Televisa se apoderó del 50% del sitio SDP noticias, que surgió como un blog a favor de López Obrador, el Sendero del Peje. Ese medio de comunicación es el de origen digital que más visitas recibe al día. Sin embargo su contenido deja mucho que desear por su falta de rigor periodístico.

Lo que buscan, según afirman sus mismos directores, son likes y otorgar información inmediata aunque esta no sea comprobada y no pase los filtros de rigor periodístico, lo que los lleva en algunas ocasiones a publicar rumores. 

“Queremos gente sin complejos, sin un dogma fijo, escribir lo que pensamos en cada momento”, dice el pequeño de los Arreola. “No queremos ganar premios de periodismo, eso ha sido siempre una premisa. Aquí no hemos tenido periodistas”, añade su padre. Su hijo tercia: “Sí los hemos tenido, pero no nos gustan, ellos escriben para sus amigos y su mamá y sí quieren ganarse un premio”.

Esas dos son las apuestas de Televisa, altamente contrastantes: una que abona a un mejor modelo de comunicación política, y otra que reproduce uno de los grandes vicios de la modernidad, el amor a la posverdad y a la información falsa sin verificación ni calidad periodística.

Previo

Exposiciones para visitar este fin de semana santo en la CDMX

Siguiente

Los spots de candidatos al EdoMex: inseguridad y esperanza.