Feminicidios continuan sacudiendo Argentina

El cuerpo de Micaela García fue encontrado el sábado 8 de abril en la provincia de Entre Rios, Argentina, tenía indicios de violación antes de ser asesinada por estrangulación.

Micaela tenía 21 años, estudiaba en Gualeguay y realizaba tareas sociales en barrios vulnerables como militante del movimiento peronista JP Evita. Su feminicida, Sebastian Wagner de 30 años, había estado preso por delitos sexuales. El juez Carlos Rossi le había otorgado libertad condicional.

Dos semanas antes de esta noticia se supo de Florencia, una niña de 12 años que fue violada y asesinada por su padrastro. Estos dos casos reflejan de manera estremecedora la violencia machista que sigue siendo presente en Argentina, donde una mujer es asesinada cada 18 horas. En 2016 se registraron 290 feminicidios en el país. De las 120.000 agresiones que se registran cada año, solo 15.000 son denunciadas y no son más de 4.000 los casos en los que se encuentra y se juzga al culpable.

La noticia de Micaela y Florencia desbordó la indignación de la opinión pública y la sociedad argentina; el mismo presidente Mauricio Macri expresó que el país no podía contar con “jueces así” y el papa Francisco llamó a la familia para brindar sus condolencias.

Mientras tanto diversas movilizaciones tomaron las calles de Argentina para exigir justicia. La organización “Ni Una Menos”, creada en 2015 para exigir un alto a los feminicidios, cuestionó la actuación del juez, exigen transparencia para saber si Rossi pudo haber pedido un informe psicológico independiente para no tener en cuenta las recomendaciones de las autoridades penitenciarias. A su vez se preguntan cual es el seguimiento que se le da a los agresores una vez libres, pues su ingreso a comunidades evangélicas (como es costumbre), es insuficiente.

Este es el caso de Argentina, pero no es el único en la región. Perú, México, Chile, Bolivia, Ecuador, Guatemala y más países pasan por una situación similar con altas tasas de feminicidios e impunidad.

Con información de DW y El Clarín.

Previo

Odebrecht es multado por EEUU, Suiza y Brasil, pero en México no pasa nada

Siguiente

Haikus y Revelaciones