Atlas: El robot de Google que te quitará el trabajo

Quizá suene alarmista pero es cierto y ya en anteriores entradas hemos hablado sobre los efectos que la industria robótica tendrá para las sociedades humanas en los próximos años. Anualmente se destinan miles de millones de dólares al desarrollo de estas máquinas que actualmente están desplazando al ser humano ya no sólo en procesos de manufactura, sino también en prácticas tan variadas como la prescripción y ventas en la industria farmacéutica, diagnósticos médicos e incluso tareas de investigación en el área de derecho penal.

Pero quizá una de las áreas más interesantes en el desarrollo de esta tecnología robótica, se da en la simulación de las estructuras biológicas. Como lo que sucede con la última versión el robot Atlas de los laboratorios de Google cuando demuestra cómo es capaz de caminar haciendo complicados equilibrios entre obstáculos y ladrillos realmente difíciles de sortear hasta para un humano.

Tal y como se explica en el vídeo lo más complicado no es la fase de «tanteo» buscando el punto de apoyo más adecuado (al fin y al cabo puede hacer equilibrios en un solo pie sin problemas, y lo otro es cuestión de ir probando hasta calcular cuál es el punto de equilibrio válido) sino que el segundo punto de apoyo para el otro pie tras dar un paso no está precalculado de ninguna forma. En otras palabras: el robot tiene que «tocar y ajustar» sobre la marcha, muchas veces ayudándose incluso de los brazos –como los gimnastas y equilibristas– en algo que a nosotros nos resulta automático pero que no es para nada trivial para una máquina.

Un cuando vemos una demostración perfecta que ciertamente deja con la boca abierta a cualquiera, es importante considerar que no se explica en ningún lado cuál es el porcentaje de aciertos en estas pruebas. Un factor importante que no se divulga sobre todo para mantener apoyos financieros.

De cualquier forma es importante seguir de cerca el desarrollo de estas máquinas porque, aunque se presenten siempre como solución a trabajos de alto riesgo y representen una esperanza para resolver problemas donde la actividad humana es insuficiente, lo cierto es que están siendo diseñadas con la lógica de desplazar el trabajo humano y eso no es un tema trivial en un mundo que padece de múltiples conflictos sociales por causa del desempleo, al mismo tiempo que camina con una lógica de producción y desarrollo imparable e insostenible.

Con información de Microsiervos

Previo

El universo dadaísta de Jean Arp se exhibe en México, por primera vez en América Latina

Siguiente

Los mejores canales para aprender electrónica sin salir de casa