‘Pase usted’ a La Bota: la memoria de una casa en el Centro para todos

La memoria de los espacios es la memoria de las emociones que se vivieron en ellos. Hay sitios que se convierten en lugares entrañables porque entre sus muros se ha vivido con intensidad.  Hostería La Bota, para quienes no conocen este ya mitológico espacio en el Centro Histórico de la CDMX (San Jerónimo 40 para mayor puntualidad), es un templo, un libro y una casa en el centro abierta para todos los que deseen comer, convivir, y crear. La cerveza, el mezcal y el delirio son tan sólo los elementos de un lugar que alberga poesía, arte y gastronomía.

La nueva cara del Centro Histórico está intensamente ligada al Cultubar La Bota, espacio que se ha convertido en un lugar emblemático para una comunidad tanto de artistas, periodistas y escritores como para todos aquellos ávidos del buen comer y de la buena conversación. “Desde el 2005 un sitio de respeto y paz en apoyo al Nuevo Centro Histórico”, se lee en sus muros. Ahí el tiempo transcurre con el permiso de un dios que está a punto de escribir otro mundo.

La Bota se ha convertido en un libro para mostrarnos que la dicha es posible. En una sociedad mexicana que se cae a pedazos, mutilada por la corrupción y en constante crisis, Antonio Calera-Grobet y su familia han construido una casa donde el fin del mundo es un pretexto para la camaradería y la literatura: “antes del fin del mundo escribiremos otro”, es uno de sus lemas, otro es “para nosotros la vida es arte biodegradable”. Escritos en los muros y tatuados en la piel, estos versos son una consigna de un centro cultural que es una editorial que aparenta ser una cantina. Pero no cualquiera, sino una que circula por la vida como una camioneta rodando a toda velocidad. Porque la Bota también se ha transfigurado en una camioneta conocida como La Chula, que anda por las carreteras como una librería, una cafetería y un centro de operaciones culturales.

Lo descrito anteriormente es tan sólo una mínima parte de lo que el Cultubar Hostería La Bota en realidad es. Pero uno nunca puede conocerla hasta que se ha estado en ella. Este espacio posee un aura mágica a la que uno se adentra como aquella bruma misteriosa  que aparece cuando abrimos por primera vez un libro y comenzamos a leer. La única diferencia es que en La Bota la literatura lo escribe a uno y no viceversa.

En sus muros, ocupados por una cantidad maravillosa de objetos que van desde una cabeza de toro hasta una bicicleta vagabundo suspendida en el techo, la poesía es real y tangible. Entre una cosa y la otra existe todo, y cada vez que alguien la visita se agrega un objeto más. En esta abundancia, en donde la hospitalidad de sus dueños promueve borracheras, fiestas, encuentros, festivales, despedidas, victorias, presentaciones de libros, conciertos, celebraciones y brindis, el sitio celebra más de diez años de existir y lo celebra de una forma inmejorable: con la publicación del libro de un libro: Pase usted: una casa en el centro para todos (Mantarraya Ediciones, 2017). 

Este libro intenta apresar “algunos pedazos, escenas de la realidad, fragmentos, piezas sueltas de un complejo rompecabezas” de la historia de algo con vida propia. Porque la Bota ha dejado de ser un sitio para convertirse en un animal, en un monstruo que la mitología de la Ciudad de México describirá en el futuro.

Si usted quiere conocer más a fondo este animal de recuerdos pase usted a conocer este hermoso libro que compila en 350 páginas más de mil fotografías y ochenta textos de diferentes escritores, artistas y personajes de la vida cultural en torno a un lugar “donde la generosidad es una especie de ley”.

Pase Usted: una casa en el centro para todos de Hostería La Bota se presentará el próximo sábado 1 de abril en la terraza del Museo del Estanquillo (Isabel “La Católica” no. 26) a las 12:45 de la tarde. La entrada es libre, pero tendrá cupo limitado. 

Previo

La denuncia como anestesia: el mal trip del progresismo.

Siguiente

Piden juicio político contra el #JuezPorky