La poesía de Abel Rubén Romero

Abel Rubén Romero nació en Tecámac, estado de México en 1984. Estudió las licenciaturas en Derecho (Universidad del Valle de México), Letras Hispánicas y la Especialización en Literatura Mexicana (Universidad Autónoma Metropolitana). Ha participado con poemas, ensayos y traducciones en las revistas Clarimonda, La Piedra, Los bastardos de la uva, Viaje inmóvil, La Soldadera, Círculo de poesía, WAM y en las antologías Entre el crepúsculo y el alba y En el borde I. En 2014 publicó el poemario Luminiesencias con Gorrión Editorial. Actualmente coordina un taller filosófico, uno de creación literaria y colabora en la revista Viaje Inmóvil. Este año publicará su segundo poemario Falsario del recuerdo, al cual pertenecen estos poemas.

A continuación, una muestra de su poesía:

Roadhouse Bar

La luz neón del Roadhouse Bar

alumbra rostros olvidados.

Miente cuando relata,

sólo puede contar su leve paso

con espirales de penumbra.

Pasó su tiempo sin tristeza.

Ninguna dicha perpetuó su nombre.

Coches pasaron sin tejer luz a su memoria.

Jamás oyó grandes acordes,

sólo el eco fugaz

de botas desgastadas que dejaron

papeles sucios y costras de orina tras la puerta.

Pero los viejos, con el viejo bar,

tallaron odiseas en sus muros,

de aquí y allá, de ningún sitio,

de algún intermitente, inexistente,

si apenas, recuerdo.

Adobe

Entre los muros vertimos,

sin querer, plegarias.

Sondamos el cascajo

atisbando en otro tiempo

y asaltan brillos las pupilas.

Es duro ver agonizando

chispas de promesas

podridas de humedad.

La memoria es falso espejo de otro tiempo.

Cuelgan sombras de nosotros

en los sitios que habitamos.

Epitafio

No existe tregua para la vida,

nada nos preserva de la muerte

y seguimos olvidando a cada rato

nuestra carne que se pudre entre banquetas.

Yo soy

Soy de la sombra,

Soy del asombro.

Del asombro de la sombra, soy.

Cara de niebla.

Nube sin rostro.

Mota en el rayo.

Eco del tiempo.

Bajo la luz, escombro.

Bajo la sombra, sombra soy.

Soy del asombro.

Soy de la sombra.

De la sombra del asombro, soy.

Previo

Con granaderos golpeando mujeres, tratan de impedir acto cultural por el Día de la Mujer

Siguiente

Remontar como estilo de vida