¿El Ejército no viola Derechos Humanos?

Ilustración: Jonathan Gil

En respuesta a una declaración del líder del Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), Andrés Manuel López Obrador, el general José Carlos Beltrán, director de Derechos Humanos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), ofreció una conferencia de prensa este 21 de marzo.

Sin mencionar directamente a Andrés Manuel, Beltrán llamó “a los actores políticos que han acusado sin fundamento al Ejército por las acciones que realiza a diario, que presenten pruebas ante las autoridades correspondientes sobre los hechos denunciados”. Los señalamientos que hizo obrador fueron referentes al actuar del ejército en el caso Ayotzinapa.

La respuesta a la declaración al líder del partido resalta, sobre todo, cuando organizaciones no gubernamentales han documentado casos y señalado desde hace años a la institución por la sistemática violación a los Derechos Humanos.

Por ejemplo la organización Human Rights Watch (HRW) en su informe 2016 indicó que la lucha contra la violencia vinculada al narcotráfico y la delincuencia organizada ha llevado a que militares perpetraran violaciones generalizadas.

En el capítulo México, la organización ha contabilizado que hasta julio del año pasado la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) había recibido casi 10 mil denuncias de abusos perpetrados por el Ejército desde 2006, incluidas más de dos mil durante el gobierno actual. Además entre estas denuncias se encuentran, al menos, 100 casos considerados como graves violaciones.

Un caso concreto es el de Tlatlaya, Estado de México donde 22 personas fueron asesinadas a manos de soldados en 2014.

En la conferencia de prensa, el General Beltrán afirmó que la Sedena no tolera ni encubre ninguna conducta de los elementos castrenses y pidió “que si alguien tiene pruebas de señalamientos, que las presente”.

Sin embargo, está declaración contrasta con la negativa de las autoridades al Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), quienes buscaron entrevistas con los integrantes del 27 batallón para conocer detalladamente, entre otras cosas, las labores de patrullaje, la noche de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Por último, resaltamos que el General aseguró que la Sedena “ha dado muestras de tolerancia y prudencia en un sinnúmero de ocasiones, desde agresiones físicas a instalaciones militares e integrantes del Ejército y Fuerza Aérea, hasta injurias y ofensas provocadas”, por lo que rechazan las descalificaciones y señalamientos de los que han sido sujetos, pues a su vez los elementos son capacitados constantemente en materia de Derechos Humanos desde su alta.

Previo

Análisis de cuartos de final de La Champions: millones, momios y jugadores

Siguiente

Electrónica orgánica: La nueva revolución tecnológica