Última semana para apreciar la alucinante arquitectura orgánica de Javier Senosiain

La muestra Javier Senosiain, arquitectura orgánica, que celebra más de cuatro décadas de trabajo de un artista que ha sabido combinar motivos primitivos con la arquitectura moderna, está a punto de decir adiós.

Esta retrospectiva podrá disfrutarse hasta el domingo 12 de febrero en el Museo Nacional de Arquitectura. Ubicado en el tercer piso del Palacio de Bellas Artes, de martes a domingo de 10:00 a 18:00.

La exposición reúne diseños, fotografías, proyectos y planos realizados durante la prolífica trayectoria del arquitecto que se propuso plantear interrogantes y cuestionar el modo en que la arquitectura se relaciona con su entorno natural. Javier Senosiain es uno de los exponente de la denominada arquitectura orgánica o bio arquitectura, una propuesta que tiene como consigna establecer una relación armónica entre los seres humanos y el entorno biológico en el que habitan.

Esta corriente arquitectónica tiene como eje central la idea de que el ser humano adapte su hogar a los patrones naturales que el mismo medio ambiente le proporciona, con el fin de que se cubran sus necesidades físicas, emocionales y psicológicas. Sin lugar a dudas, esta corriente arquitectónica representa una lucha contra la rígida concepción de las ciudades contemporáneas. Es una apuesta que vale la pena conocer, reflexionar en torno a ella, y cuestionar.

La exposición muestra bocetos y planos de proyectos concretados (y algunos más que solo se quedaron en bosquejos), que refieren su riqueza creativa y evolución. Aunque al principio de su carrera realizó obras que no eran propiamente orgánicas, son más de 20 las construcciones que el arquitecto mexicano ha hecho bajo ese concepto.

Su trabajo se ha caracterizado por considerar las condicionantes fisiográficas del lugar, como la orientación, la topografía, las vistas y el entorno, además de la identidad y la cultura. Algo que Senosiain considera fundamental, en una relación completamente orgánica. “El ser humano no debe desprenderse de sus impulsos primigenios, de su ser biológico. Debe recordar que él mismo proviene de un principio natural y que la búsqueda de su morada no puede desligarse de sus raíces; es decir, debe evitar que su hábitat sea antinatural”, señala el artista.

Entre las obras que conforman la exposición destacan Ciudad verde, Casa amiba, Parque Quetzalcóatl, Casa orgánica, Sarape y sombrero, El león de Moctezuma, Oasis productivo y El tiburón; algunas de ellas ubicadas en diferentes estados de la República Mexicana y otras en países como Brasil y Belice.

untitled
Javier Senosiain, “Conjunto satélite”, Edo. De México, 1995

 

_____

_____

Previo

La obra 'Bozal' suspende en el aire a actores y espectadores a 20 metros de altura

Siguiente

Las empresas que apoyan (y las que no) a Donald Trump

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *