Se aprobó una ley que permitirá que un violador demande a su víctima si ella decide abortar

En Arkansas, un estado de 184 mil habitantes al suroeste de Estados Unidos acaba de aprobarse una ley “Pro-vida” que permitirá al esposo de cualquier mujer evitar que esta se realice un aborto, incluso cuando el embarazo provenga de una violación.

Si una mujer decidiera terminar con el embarazo, el presunto padre tendrá el derecho de demandar a la madre y a el medico que realice el procedimiento por daños psicológicos y económicos. En caso de que el embarazo fuera resultado de una violación, el “padre” no tendría derecho al resarcimiento de los daños, pero sí a impedir que la mujer se realice un aborto.

A su vez, la mayoría de los abortos en el segundo trimestre (que la mayoría de las veces se realizan cuando el producto pone en riesgo la vida de la madre) estarán prohibidos bajo la “Ley 45”, mejor conocida como la “Ley de Protección del Niño por Nacer”, la cual permitirá que los “esposos” demanden a los doctores que realicen este procedimiento por daños civiles y obtengan un amparo para detener el procedimiento.


Publicidad

El procedimiento de dilatación y evacuación, es considerado como uno de los más seguros para terminar un embarazo después de las 14 semanas, pero con la introducción de esta ley, ese procedimiento estará también prohibido. Quien lo practique podría ser condenado con una multa de 10 mil dólares o seis años de prisión.

Vía The Independent

Previo

El debate twitero sobre la #LeyGolpista

Siguiente

El tiempo y la destrucción: poemas sirios de Adonis