¿Quién puede ocupar el trono de hierro mexicano?

La crisis que vivimos en México ha generado un enorme vacío, que por lo menos hasta el momento no ha podido ser articulado por ningún actor político emergente, dejando el camino dispuesto para el órdago de López Obrador en el 2018. Sin embargo, las iniciativas no dejan de surgir, en un abanico por el que atraviesan las más antipolíticas, sofísticadas, refritas y experimentales propuestas. Es posible que muchas de estas intentonas fueran impensables en una situación convencional, por lo que su mera existencia reafirma la excepcionalidad del momento.

Por su parte, los partidos políticos se encuentran en sus propios procesos internos, embarcados en la difícil tarea de postular a buenos candidatos. Una de las características de su proceso es la indefinición, a un año de distancia, respecto a los mismos. Pensemos que el PRI perfiló a Enrique Peña Nieto con tres años de antelación; el PRD, a AMLO, en 2006 y 2012. El PAN suele tener procesos internos más competidos, y en ese sentido, aún se encuentra en un proceso que seguramente enfrentará a Ricardo Anaya con Margarita Zavala.

Con el surgimiento de iniciativas como la de Emilio Álvarez Icaza, el CNI y su candidatura indígena, así como el caso de Por México Hoy, consideramos importante recapitular los perfiles más visibles que podrían competir en el marco del 2018, en un momento especialmente convulso y decisivo, tanto por la guerra interna como por la amenaza externa.

La izquierda partidista

Andrés Manuel López Obrador

Andres Manuel López Obrador atraviesa un terreno tan conocido como peligroso para él: va ganando las encuestas y sus rivales más cercanos parecen no poder hacerle sombra. La crisis y la incapacidad de EPN para administrar los retos que vive México han fragmentado a las élites, dando pie a que alianzas imposibles hayan comenzado a articularse en torno al candidato de MORENA. Sin embargo, uno de los retos mayúsculos para el tabasqueño es la fragmentación de la izquierda, en un escenario en el que las estructuras partidistas, las alianzas y el voto duro poderían resultar definitivos para ganar, aunque no lo sean para gobernar: parece difícil que un candidato que se imponga con menos del treita porciento de la votación tenga el apoyo para romper con las inercias que nos han traido a este páramo.

En cualquier caso, AMLO necesita con urgencia volver a emocionar, para dejar de ser el candidato “menos peor” y comenzar a perfilarse como una opción que conmueve y crea expectativas. Para hacerlo, deberá tomar la inciativa en lugar de “administrarse” de cara al 2018.

Enrique Alfaro

Aunque la ruta más segura para Alfaro es apostar por la gubernatura de Jalisco, no podemos descartarlo como un líder de izquierda que ha logrado construir un camino consistente y sobre todo transversal, siendo apoyado por sectores aparentemente incompatibles. Representa una opción política de centro izquierda, con posturas progresistas pero temperadas.

Algo que vale la pena destacar es que en Jalisco se están perfilando iniciativas ciudadanas muy potentes: quitar el fuero a diputados, la Ley 3 de 3 y nuevos esquemas para la administración del espacio público han tenido a ese estado como epicentro.

Cuauhtémoc Cárdenas

No puede quedar descartada una nueva tentativa para Cárdenas
Aunque carece actualmente de partido, el emblemático político de izquierda ha sido uno de los principales convocantes de la iniciativa “Por México Hoy”, que en febrero logró reunir a personajes tan disímiles como Pedro Kumamoto, el padre Solalinde,  Alberto Patishtan, Porfirio Muñoz Ledo, Gael García y el mismo Cárdenas. El reto de su iniciativa parece ser la articulación de grupos y personajes distintos en torno a un mismo programa, incluso por encima de una misma candidatura. En cualquier caso, no puede quedar descartada una nueva tentativa para Cárdenas, que sin embargo, sólo creando una fuerza muy amplia podría ser competitivo respecto a la inercia positiva acumulada por AMLO.

Miguel Ángel Mancera

Aunque el jefe de gobierno de la Ciudad de México es poco popular (en los últimos dos años la aprobación de su gestión ha oscilado entre el 30% y el 47%, apareciendo reprobado en cada ocasión) es un hecho que el PRD ve en él a un competidor que puede ayuda a salvar una estructura venida a menos. Lo cierto es que Mitofsky lo coloca 18.9 puntos porcentuales detrás de Andrés Manuel López Obrador.

A sabiendas de que el PRD necesitará aliarse para sobrevivir, las posibilidades de Mancera frente a AMLO o candidatos internos de cualquiera de los otros partidos con los que pueda crear un vínculo se anuncian muy bajas.

Graco Ramírez

Es natural que los gobernadores en turno se perfilan como presidenciables. Ahora bien, ¿Tiene Graco Ramírez lo necesario? El gobernador de Morelos piensa que sí, ya que desde julio de 2016 se ofreció como presidenciable aunque poniendo de condición una alianza con el PRI y el PAN. Por si fuera poco, tiene pleito casado con Miguel Ángel Mancera, ya que ha declarado que el PRD ha perdido popularidad gracias a su gestión.

La menciones de Ramírez son anécdoticas o de paso en las columnas políticas y en el más reciente conteo de Mitofsky (Febrero 2017) no figura entre los principales presidenciables, siendo que su compañero de partido (Mancera) apenas cuenta con el 6% de las preferencias.

Silvano Aureoles

Aureoles es la propuesta del ala del PRD llamada “Foro Nuevo Sol”, la cual es originaria de Michoacán, donde Aureoles es gobernador. Apenas en enero fue el destape del morelense, que al igual que Graco Ramírez, no destaca en las encuestas y su reconocimiento tampoco se acerca al de otros gobernadores presidenciables. En su carrera por reconocimiento mediático rumbo a 2018, Aureoles tuvo una extraña aparición televisiva en un juego del Morelia donde declaró que “no se entiende Michoacán sin Michoacán”.

Los independientes

Pedro Kumamoto

Kumamotoy su equipo de trabajo tienen dos cualidades notables: una gran capacidad para atraer los reflectores y el arte de poder crear y mantener una narrativa ciudadana persuasiva. Aunque actualmente es el candidato con mayor intención de voto para gobernar Zapopan (29%, con quince puntos de ventaja respecto a su competidor más cercano) ha manifestado que su intención es mantenerse concentrado en su gestión legislativa. Sin embargo, su perfil no dejaría de ser una manera de romper el tablero político, sobre todo en un momento en que la combinación de legitimidad moral, sana distancia con los políticos del stablishment y capacidad de emocionar a los jóvenes son bienes sociales escasos y que no suelen ir juntos.

Emilio Álvarez Icaza

Los retos serán lograr visibilizarse fuera de la Ciudad de México, donde es poco conocido, así como crear una base social
En el acto convocado este domingo 26 de febrero en Tlatelolco, el expresidente de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México presentó un frente ciudadano para competir como candidato independiente por la Presidencia de la República, así como para dar pie a candidaturas legislativas bajo el mismo formato. En el acto dio cuenta de un programa de cambio político y estableció condiciones para dar viabilidad a su propuesta: en caso de no obtener más de ochenta mil apoyos para septiembre, retirará su iniciativa. Con una trayectoria notable, los retos de Álvarez Icaza serán lograr visibilizarse fuera de la Ciudad de México, donde es poco conocido, así como crear una base social que le permita perfilar una mayoría, algo bastante difícil, considerando que ha decidido emprender su apuesta por fuera de las estructuras partidistas.

Pedro Ferriz

En 2016, luego de una visita a Querétaro, Pedro Ferriz publicó un video en el que se postuló como candidato a la Presidencia. En su discurso, se manifestó abiertamente contra la partidocracia y la cleptocracia, y afirmó que “México ya había votado para 2018 por un candiato independiente”. Con ello, formalmente presentó una plataforma intitulada “El candidato de México”, que sería el espacio para postular “al mejor” rumbo a los comicios federales. Aunque no podemos descartarla por principio, la iniciativa ha tenido un impacto muy limitado.

Jorge Castañeda

Castañeda es otra de las figuras políticas que más ha impulsado las candidaturas independientes, haciendo un infructuoso intento para ser elegido, sin un partido político, en 2005. Ha cobrado presencia mediática a últimas fechas por su papel como ex Secretario de Relaciones Exteriores, especialmente por tener una postura de no cooperación ante Trump. Aunque conserva su inciativa de ser candidato independiente para 2018, ha tenido poca respuesta, quizá debido a que su perfil es el del hombre de Estado responsable y bien formado, que sin embargo, carece de la capacidad de conectar con sectores amplios de la población.

Candidata independiente del EZLN y el CNI

 

En octubre de 2016, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y el Congreso Nacional Indígena (CNI) acordaron realizar una consulta entre los pueblos y comunidades para elegir a una mujer indígena que participe como candidata independiente en la contienda presidencial de 2018:

“Es el tiempo de la dignidad rebelde, de construir una nueva nación por y para todas y todos, de fortalecer el poder de abajo y a la izquierda anticapitalista, de que paguen los culpables por el dolor de los pueblos de este México multicolor”.

Sólo cada 2 de cada 10 mexicanos votarían por la candidata del EZLN
Su lucha, aseguran, no es por el poder, sino un llamado a la organización para impulsar la construcción de una sociedad justa y en paz. Será el próximo 27 y 28 de mayo cuando, a través de una asamblea integrada por 66 etnias, se acordará la conformación de un concejo indígena de gobierno que a su vez elegirá a la candidata que les representará en los próximos comisios. En cuanto a las probabilidades de triunfo de esta candidatura, hasta el momento solo se ha realizado un estudio a gran escala al respecto: según una encuesta realizada por Parametría, publicada en noviembre del año pasado, sólo cada dos de cada 10 mexicanos votarían por la candidata impulsada por el EZLN.

Candidatos del PRI

Miguel Ángel Osorio Chong
 

De acuerdo con las últimas encuestas (realizadas a finales de 2016), el Secretario de Gobernación Osorio Chong encabeza las preferencias por el lado del PRI, colocándose en tercer lugar, después de AMLO y Zavala, con poco más del 20% de intención de voto. Chong no ha negado su interés en participar en las contiendas de 2018, e incluso cuenta ya con un logotipo que comenzó a utilizar en sus cuentas oficiales desde septiembre de 2016:

Dentro del partido, el apoyo entre milistantes oscila entre el 40 y el 43 por ciento. Hay que recordar que Osorio fue Diputado Federal por Hidalgo, electo gobernador de ese estado y ha fungido como Secretario de Gobernación en todo lo que va del gobierno de EPN.

Luis Videgaray

El presidenciable que se fue para volver. Es una de las personas más cercanas al actual presidente: desde que Peña se encontraba al frente del Estado de México, Videgaray ha estado ahí. Fue coordinador de su campaña presidencial (y la del actual gobernador del estado, Eruviel Ávila) y desde 2012 hasta 2016 fungió como titular de la Secretaría de Hacienda.

Su administración fue muy criticada por ser uno de los impulsores de las reformas estructurales y la reforma fiscal. Videgaray había quedado descartado del mapa político presidenciable cuando en septiembre del año pasado presentó su renuncia después de haberse revelado que fue él quien había coordinado la polémica visita de el entonces candidato republicano a la presidencia estadounidense, Donald Trump.

Sin embargo Videgaray regresó al gabinete unos meses después, esta vez como Secretario de Relaciones Exteriores. Aunque hasta el momento sus intentos por mejorar las relaciones entre EEUU y México han sido infructuosos, en los próximos meses podría convertirse en una pieza fundamental para la relación bilateral, lo que podría fortalecer una posible candidatura. Hasta el momento lo más memorable de su gestión en relaciones exteriores sigue siendo la criticada frase de su primer discurso en esa secretaría :“Yo no soy diplomático, vengo a aprender”.

Videgaray estudió Economía en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y cuenta con un doctorado en Finanzas públicas por el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Es militante del PRI desde 1987, donde ha ocupado varios cargos: Secretario de Finanzas en el Estado de México, Diputado Federal y presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados. 

Eruviel Ávila

El gobernador del Estado de México, donde más de la mitad de la población vive en situación de pobreza y dónde el PRI ha mantenido el poder por más de 90 años, es otro de los favoritos para el 2018. Sin embargo, según una encuesta realizada por El Financiero en agosto de 2016, el gobernador contaba con el 42% de desaprobación como mandatario de su estado. En cualquier caso, tiene un margen hasta septiembre del año en curso para perfilar su candidatura.

Eruviel es licenciado en derecho por la UNAM, institución en la que también cursó una maestría y un doctorado. Su primer puesto en la administración pública fue como Secretario del Ayuntamiento de Ecatepec de Morelos, pasando por una diputación local y una presidencia municipal. Antes de pedir licencia para buscar la gobernatura de su estado, fungía como presidente de la Federación Nacional de Municipios de México (FENAMM). Eruviel tiene el “récord” de mayor número de votos obtenidos en la contienda para la gobernatura del Estado de México. 

Candidatos del PAN

Rafael Moreno Valle

Moreno Valle es uno de los candidatos más competitivos del PAN en la contienda interna. Su gasto exacerbado para posicionarse en medios de comunicación contrasta con una evaluación crítica de su gestión: la #LeyBala, las estadísticas históricas de endeudamiento y la pobreza que siguen marcando a Puebla, el estado que gobierna desde 2011. Como dato, sólo el 33.7% de la población cuenta con educación por arriba del nivel de secundaria. Por otra parte, Moreno Valle ha sido acusado por panistas poblanos de tener un movimiento propio, lo que supondría incluso que pactara con Eruviel Ávila y el PRI.

Roberto Gil Zuarth

El actual Presidente del Senado fue un militante cercano a Felipe Calderón, al suplir a Luis Felipe Bravo Mena como secretario particular del Presidente en 2010, además de haber sido Subsecretario de Gobernación por un breve período. Hizo méritos en el partido al ser Coordinador de campaña de Josefina Vázquez Mota en 2012, mientras que en los inicios de su carrera se desempeñó como asesor de panistas prominentes. Ha dado la nota en los últimos meses por su promoción y defensa de la propuesta de Ley de Seguridad Interior que supondría asignar facultades de seguridad pública al Ejército.

Javier Lozano Alarcón

El polémico Lozano se desempeñó como Secretario del Trabajo durante el gobierno de Calderón. Ha sido criticado por su fuerte gasto en imagen y sus constantes visitas para apoyar candidatos locales. A pesar de todo, el poblano no ha declarado públicamente su interés por la presidencia e incluso ha mencionado simpatía por Rafael Moreno Valle, aunque hay que recordar que rumbo a 2006 Calderón era un gris ex secretario federal y nadie imaginó su ascenso meteórico. Lozano Alarcón se ha distinguido por diversos escándalos mediáticos vía Twitter, donde suele descalificar a los que no comparten su opinión. El recato tampoco sale a relucir en declaraciones a medios, cómo en la ocasión en que mencionó que reducir los salarios de los legisladores sería el preámbulo a que robaran.

Miguel Angel Yunes

Yunes ha usado su escaparate mediático para declarar medias verdades y no entregar evidencia
El veracruzano llega al puesto de gobernador con poco tiempo para realizar acciones concretas, pero con lo suficiente para estar presente en medios nacionales, no sólo por su cargo de elección popular, sino por llegar luego de uno de los gobernadores más repudiados y corruptos en la historia reciente de México: Javier Duarte. Lo malo es que Yunes ha usado su escaparate mediático para declarar medias verdades y no entregar evidencia acerca de acusaciones severas como las relacionadas a medicamentos falsos o caducos en el sector público.

Otro de sus intentos por dar la nota tuvo lugar en días recientes, cuando acusó a López Obrador de haber tenido complicidad con Javier Duarte sin presentar prueba alguna. ¿Podrá más el repudio al ex gobernador de Veracruz que las acciones de Yunes?

Margarita Zavala

Si bien su carrera como panista y abogada tiene sus propias bases, no deja de estar ligada a un sexenio en el que comenzó una fallida estrategia contra el crimen organizado y en el que se desató una ola de violencia en todo el país. Tras casi cinco años del gobierno de Enrique Peña Nieto, la opinión pública ha sido benévola con los Calderón y el ex presidente ha sabido estar en un rol discreto. En encuestas recientes (que se deben tomar con pinzas) se coloca a Zavala en una posición competitiva contra López Obrador.

Ricardo Anaya

Ricardo Anaya tal vez se haya adelantado demasiado en su posicionamiento como para dar una sorpresa al estilo de Felipe Calderón en 2006, pero su ascenso es relevante desde que logró desplazar a Gustavo Madero como líder de los panistas. Por supuesto, para ser candidato tendría que dejar la presidencia del Consejo Nacional del PAN y estar a merced de los votos de militantes. Su perfil ha crecido tanto que incluso ha sido “merecedor” de varios periodicazos, como cuando se exhibió que su familia vive en Estados Unidos. A pesar de todo, tiene puntos a favor: una imagen de juventud, preparación académica (tiene un doctorado) y frescura, cosas que no pueden presumir sus dos principales rivales. Recientemente se viralizó su discurso en Washington a favor de México.

Javier Corral

El ahora gobernador de Chihuahua se ha creado una narrativa como el rebelde del PAN, teniendo su punto culmen la competencia por la presidencia del partido, que perdió ante Ricardo Anaya. Destaca por su capacidad oratoria y su trayectoria prácticamente impecable. Como gobernador ha iniciado acciones de austeridad, así como la construcción de un discurso a favor de la transparencia, si bien ha sido cuestionado por motivo de adjudicaciones directas. Como Senador, Corral alcanzó la notoriedad durante la reforma Telecom, convirtiéndose en el declarante preferido respecto a la Ley de Telecomunicaciones.

 Posdata

Revisando los perfiles, cotejándolos, ponderando cada detalle…¿Quién es tu favorito para gestionar la acumulación de crisis que vivimos? ¿Surgirá algún candidato inesperado que pueda cambiarlo todo? ¿Los independientes crearán una alianza que les permita potenciar su presencia? Tercera Vía apuesta por…


CRÉDITOS

Redacción: César Alan Ruiz Galicia, Alexandria Sevilla, Francisco Trejo Corona

Edición: César Alan Ruiz Galicia

Ilustración: Jonathan Gil

Previo

Inician en Puebla un foro para la enseñanza de las Ciencias con enfoque de Género

Siguiente

Ahora o Nunca: La cobertura

  • Jenn Al

    Desde Obrador… hasta Yunes, sin olvidar la candidata del EZLN.

    A temblar, 2018…

  • Heptalquimista FQ

    ¿son todos? Me temo que si. El EZLN lamentablemente creo que no entrara formalmente al juego, Kumamoto esta muy chavo y no jalaria a los votantes viejos o conservadores, Castañeda es un intelectual muy lejano de la población, los otros son puro hijo de partidos. Queda esperar y hasta coadyuvar en que la ciudadanía (la real) participe y organice una alternativa verdadera que aún así enfrentará a los duros de Obrador y a los duros de los partidos.