Vivir cerca del tráfico pone en riesgo la salud mental

Residir cerca de calles con mucho tráfico conlleva más probabilidades de sufrir demencia, según un estudio realizado en Canadá y publicado en la revista médica británica The Lancet.

Entre 2001 y 2012, la investigación se centró en dos millones de personas y constató que el riesgo de demencia era mayor para quienes vivían cerca de carreteras muy transitadas. El trabajo encontró un 7% más de casos entre los que residían a 50 metros de estas vías, 4% más entre quienes vivían entre 50 y 100 metros, y un 2% más para aquellos entre 101 y 200 metros.

Los expertos compararon a personas que viven a 300 metros de distancia de una calle muy transitada con respecto a otros que residen más cerca. Hallaron que los casos de demencia fueron:

* Un 7% más altos entre los que vivían a 50 metros de distancia.

* Un 4% más altos entre los que residían entre 50 y 100 metros.

* Un 2% más alto entre los que estaban entre 101 y 200 metros.

Vivir cerca de una calle con mucho tráfico, un riesgo para la salud mental

Hong Chen dijo en su estudio que es necesario llevar a cabo más investigaciones para entender este vínculo, “especialmente sobre los efectos de los diferentes aspectos del tráfico, como la contaminación ambiental y el ruido”.

La investigación sugiere que partículas ultrafinas, el ruido, el óxido de nitrógeno y el desgaste de los neumáticos pueden influir en el desarrollo del mal. No obstante, los investigadores sólo observaron dónde vivían las personas con demencia, por lo que se muestran a favor de hacer más estudios sobre esta enfermedad.

Vivir cerca de una calle con mucho tráfico, un riesgo para la salud mental

Según los expertos, se estima que unos 50 millones de personas en todo el mundo padecen esta enfermedad, que disminuye las funciones del cerebro y cuyas causas aún se desconocen.

Con información de agencia EFE, agencia SINC y el Clarín.

Previo

Sobre el #Gasolinazo: Un reporte de lo sucedido en Twitter

Siguiente

Conclusiones preliminares sobre los saqueos y las protestas