Hay una nueva fascinación por el autoritarismo y un peligroso avance del populismo que amenaza los derechos humanos, advierte HRW

En su informe mundial 2017, la organización Human Rights Watch (HRW) alertó sobre el auge de líderes populistas en Estados Unidos y Europa que supone una grave amenaza para las garantías de derechos básicos, y favorece los abusos por parte de autócratas en todo el mundo.

Resaltó el caso de Rusia, Turquía, Filipinas y China, donde la organización asegura que los líderes autocráticos  han impuesto su propia autoridad, en vez de un gobierno donde prevalezcan la rendición de cuentas y el estado de derecho como garantía de prosperidad y seguridad.

HRW cree que en particular, el caso de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos luego de una campaña que fomentó el odio y la intolerancia, y la creciente influencia de partidos políticos que rechazan los derechos universales en Europa, han puesto en jaque el sistema de derechos humanos de posguerra.

Por otra parte en el caso de México resalta un auge de la violencia. En conferencia de prensa, el director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth, alertó que las cifras de criminalidad se acercan cada vez más a las alcanzadas en 2012 bajo el Gobierno de Felipe Calderón (2006-2012), que desplegó a miles de militares para combatir el crimen organizado.

Según HRW, durante el Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto, miembros de las fuerzas de seguridad han estado implicados en reiteradas y graves violaciones de derechos humanos -incluidas ejecuciones extrajudiciales, desapariciones forzadas y torturas- en el marco de acciones contra el crimen organizado.

“El auge de la violencia se debe a diferentes hechos, la participación de las fuerzas armadas en la lucha contra el crimen organizado y es también producto de la corrupción de la policía y producto de los fallos del Gobierno para hacer cumplir la ley y juzgar los crímenes de las fuerzas del orden”, dijo Roth.

En particular México, Colombia, Venezuela y Cuba son países bajo la mira de la organización, que urgió a los últimos dos países para acabar con la “demagogia” y lograr avances en la protección a los derechos humanos.

En su informe, de manera global, HRW alerta de “una nueva fascinación por el autoritarismo” y de la pasión que despiertan los líderes que implementan la ley del más fuerte.


Vídeo Recomendado

Previo

Obama pone fin a la política de “pies secos, pies mojados”

Siguiente

Entrevista con Karloz Atl: “En la poesía, más que la libertad, es el guenda"

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *