Una nueva agenda entre México y Estados Unidos.

El mundo se encuentra a la expectativa de la toma de protesta de Donald Trump como Presidente de los Estados Unidos. Prevalece un ánimo de incertidumbre y en algunos casos hasta de alarmismo debido a algunas  de sus declaraciones, como las amenazas a empresas estadounidenses que inviertan fuera de ese país.  En México estas amenazas repercutieron en la depreciación del peso frente al dólar,  tema que en México despierta preocupación y se vertebra con desconfianza económica, política y social.  Para muchos las cosas sólo podrían decantarse hacia peores escenarios  y situaciones de crisis.

Habría de tenerse algo de serenidad, porque la democracia de los E.U. está consolidada, tiene un sistema de pesos y contrapesos, y un Sistema legal sólido donde el presidente no puede hacer más de lo que dice la ley, y de hecho varias propuestas de Mr. Trump no están  en sus facultades.  Para México la relación con E.U. será un reto y una ruta de oportunidades.  

Las relaciones entre México y E.U. encierran múltiples agendas de trabajo, colaboración y diferencias. Ambas naciones comparten casi 3 mil 220 kilómetros de frontera. Las relaciones bilaterales afectan la vida concreta de millones de personas, por ejemplo, de acuerdo con el Departamento de Estado de E.U. alrededor de 1.4 billones de dólares se intercambian diario en esta relación.

Con base en cifras de la misma fuente un millón de norteamericanos viven en México y 20 millones de ciudadanos del país del norte visitaron nuestro territorio, por el lado mexicano más de 14 millones  de personas fueron a los Estados Unidos donde gastaron alrededor de 10.5 billones de dólares.

Si se consideran los datos que reporta el Departamento de Agricultura de E.U., México se convirtió en el principal proveedor de alimentos agrícolas al representar el 19.9% de las importaciones de ese país en la materia, por encima de Canadá con el 19% y la Unión Europea que tiene el 18%.

Pero México no sólo exporta alimentos, en el sector automotriz nuestro país es el cuarto exportador mundial, el 77 por ciento de estos productos van al mercado de E.U. según reporta la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), en suma uno de cada 12 vehículos de los E.U. se produjeron aquí.

La realidad muestra que E.U. concentra 80% de las exportaciones  así como el 64% de nuestro comercio total

Mr. Donald Trump señaló que cobrará 35% de impuestos fronterizos a los automóviles producidos en México,  lo cual es importante, porque  si bien es cierto que de acuerdo con estimaciones de la asociación citada se espera que para el año 2018 el 28% de la producción vaya a otros destinos -eso implicaría un aumento del 10% respecto de lo exportado en 2015- y que por tanto la diversificación de mercados es un hecho para la industria mexicana, aun se trabaja en importante medida para exportar hacia ese país.  

México tiene 12 tratados de libre comercio con 46 países, las oportunidades frente al escenario del norte también están presentes, implica insumos y aperturas en un entorno global, empero será necesario precisar los retos, porque si bien México tiene estos acuerdos, la realidad muestra que E.U. concentra 80% de las exportaciones  así como el 64% de nuestro comercio total.

Otro tema que suscita debates es la construcción del muro. Al principio de su campaña Mr. Trump declaró que México lo pagaría y amenazó con retener retendría las remesas que generan los connacionales. El Banco de México señala que nuestro país recibió entre enero y noviembre pasados 24.6 mil millones de dólares en remesas, esto es un incremento del 24%  sólo en el mes de noviembre comparados con el mismo mes de 2015; habría de considerarse la disminución de remesas -que comenzarían a fluir por vías informales- también implicaría una baja en la adquisición de productos de E.U. ya que México es el segundo destino de las exportaciones de ese país, sólo detrás de China.

Los términos de la relación bilateral llevarían sólo para describirla un par de tomos,  sin embargo, es posible aseverar que también se abren oportunidades ante la posición de los E.U., después de todo, y aunque  a más de uno pudiera incomodar, por décadas diferentes  decisiones políticas y económicas estuvieron mediadas por la relación que tuvimos con ese país, podría ser que este nuevo momento genere motivos y condiciones  para marcar nuestro propio camino con  márgenes  ampliados, sin abandonar la cooperación. México puede abrirse al mundo mientras Mr. Trump se dedica a cerrar la sociedad abierta.

_____

_____

Previo

Obama publica un artículo en Science en defensa de las energías limpias

Siguiente

Demuestran que un 97% de nuestros cuerpos son polvo de estrellas

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *