Minera canadiense desaloja habitantes de Chalchihuites

El pasado 13 de enero 47 familias fueron desalojadas con apoyo de guardias de seguridad privada que portaban armas y operaban bajo las órdenes de la minera canadiense Pan American Silver.

Con el desalojo y la destrucción de sus casas con maquinaria pesada, la minera forzó a las familias a mudarse a una nueva colonia construida por la empresa donde las viviendas son de lámina.

Los habitantes de la comunidad han denunciado que la razón de su expulsión es la intención de la minera de explotar nuevos yacimientos de oro, plata y cobre.

El pasado 28 de enero fue inaugurada la expansión de la mina con una inversión de 150 millones de pesos y que forma parte de un plan aprobado desde 2013 con el que la empresa espera pasar de 1,330 toneladas de procesamiento al día a 1,800 para finales de 2017.

Por su parte, la secretaria General de Gobierno del estado, Fabiola Gilda Torres Rodríguez, ha dicho que  el conflicto de la mina La Colorada, es un asunto meramente laboral, donde el Gobierno del Estado no puede intervenir. Según Rodríguez el territorio y las  viviendas pertenecen a la minera, que ofrece esta “prestación” como parte de un contrato laboral, por lo que si este finaliza “los usuarios ya no tienen porqué estar habitando esa casa”.

La minera canadiense Pan American Silver llegó a la comunidad La Colorada ubicada en el municipio de Chalchihuites, Zacatecas desde 1998 donde extrae plata y oro en barras doré, concentrados de plomo y zinc ricos en plata.

Al parecer la compañía había operado sin conflictos con los habitantes de la comunidad, hasta que después de un cambio de administración en 2014, comenzaron a despedir selectivamente a empleados que viven en la región y sucesivamente desalojaron y destruyeron sus casas para apoderarse de los predios.

Las 47 familias desalojadas promovieron en 2016 un juicio ante el juzgado de distrito del Tribunal Agrario de Zacatecas (TAZ) para exigir que se les reconociera como legítimos posesionarios de las tierras. La audiencia se llevará a cabo el 1 de febrero. En ella los habitantes buscan demostrar que han vivido en esa zona casi 100 años para que así las tierras puedan reconocerse como ejidos.

Con información de La Jornada y El Sol de Zacatecas

Previo

#WomensMarch: redes y calles La búsqueda del futuro

Siguiente

El artista Enrique Ježik contruye monumental instalación sonora contra el fascismo